Raquel Díaz justifica que no es ilegal contratar a un compañero

La concejala de Hacienda contraatacó tras la acusación del PP de contratar a un amigo. foto: vicente.
La socialista calificó de ‘machistas’ a los populares por decir que es ‘la listilla de la clase
Raquel Díaz no quiso mantenerse al margen de las críticas del PP por el contrato de 20.000 euros que dio a la empresa de un compañero de la Universidad por la elaboración del Plan Económico Financiero del Concello y ofreció ayer una rueda de prensa en la que mostró su indignación por las declaraciones ‘machistas’ del edil popular Jorge Conde Gil, que la calificó como ‘la listilla de la clase’. Así, la socialista respondió a las críticas del grupo popular asegurando que es ‘completamente legal contratar a un compañero de Universidad’, que no se trata de ‘amiguismo’ y que se limitó a contactar con el ‘mejor profesional’ para elaborar el documento con el que el gobierno local reajustará el desequilibrio presupuestario de este año y que planifica los tres siguientes para ajustar los ingresos y los gastos y devolver el equilibrio en las cuentas. Durante una intensa rueda de prensa, Díaz defendió la contratación de la empresa Consuljamegalega, de la que José Antonio Pérez Torres es socio, porque ‘es el mejor profesional para elaborar el Plan Económico del Concello ya que ha hecho cientos’. Para justificar la contratación de esta empresa, con sede en Pontevedra y cuyos dos primeros y únicos trabajos en dos años los pagó el Concello de Vigo, Díaz hizo referencia a que es habitual que el gobierno local firme convenios con la Universidad de Vigo, que cuenta con magníficos profesionales, e incluso aseguró que dicha institución estaba ‘muy enfadada’ por las declaraciones del PP, aunque luego matizó que ‘me llamaron muchos profesores para mostrar su indignación por las acusaciones de los populares’. Preguntada por los medios, asimismo, la concejala de Hacienda admitió que la única relación de Pérez Torres con la Universidad es su trabajo como profesor y que, por lo tanto, en el contrato que adjudicó a la empresa de la que éste es socio, no tuvo nada que ver la institución viguesa pese a que la concejala trataba de ligar el trabajo con la Universidad de Vigo.

Te puede interesar