Atlántico

VIGO

El Puerto se encuentra en situación límite por falta de espacio útil

En marcha un proceso de reordenación que incluye una moratoria a las concesiones y ampliar dos muelles para ganar superficie
Los silos van a desaparecer del paisaje portuarios de Guixar y Areal, y permitirán ganar algo de terreno.
Los silos van a desaparecer del paisaje portuarios de Guixar y Areal, y permitirán ganar algo de terreno.
El Puerto se encuentra en situación límite por falta de espacio útil

El Puerto de Vigo ha puesto en marcha un proceso de reordenación de los espacios ante los problemas extremos en que se encuentra la terminal por falta de superficie útil para movimiento de mercancía y otras actividades directamente vinculadas que incluye una moratoria en  las concesiones administrativas y ampliaciones en Areal y Bouzas. El presidente de la Autoridad Portuaria (APV), Enrique López Veiga, es claro: “Todo el mundo demanda espacio y no hay, estamos al límite”.  

Bouzas. En la terminal de transbordadores la presión ha descendido algo gracias a la operación que acaba de finalizar con el movimiento de la valla exterior, lo que ha permitido ganar 5.0000 metros cuadrados. “Hacían mucha falta, porque la actividad está creciendo y más que lo hará con Opel, ahora en PSA, y con la exportación de otras marcas, como Renault. Además, también seguirá la importación de vehículos”, señaló López Veiga. Vigo se mantiene como tercer puerto en tráfico de vehículos tras haber superado a principios de año a Santander, aunque la diferencia es muy estrecha. Mucho más lejos se sitúan Barcelona y Valencia. Pese a haber ganado superficie, la APV también ha puesto en marcha la construcción de nuevos muelles para que puedan llegar los mayores buques transbordadores del mundo, y que puedan operar hasta cinco de forma simultánea. Hoy sólo tres. El muelle exterior tendrá 60.000 metros de superficie y línea de atraque de 600 metros por un lado y de 700 por otro, con calado para aguas profundas. 
Areal-Guixar. Aquí la situación es extrema, avisa Enrique López Veiga. La próxima eliminación de las torres de cemento ayudará algo a ganar espacio, pero la presión es muy alta. Tanta que la APV aprobó hace ya unos meses una directriz para no dar ninguna concesión en tanto no solvente el problema de fondo. La solución llegaría con la reordenación del espacio existente y la construcción de un nuevo muelle en Comercio de 50.000 metros, que servirá tanto para cruceros como para mercantes. “Los cruceros necesitan una línea de atraque suficiente, los mercantes, una zona de maniobra para carga y descarga ,y con el nuevo muelle solucionaríamos ambos problemas”, explicó. Con respecto a los buques de pasaje, destacó el presidente de la APV que si Vigo quiere recuperar su posición, debe contar con capacidad para alojar de forma simultánea a tres grandes cruceros, de más de 300 metros. Hoy podrían atracar dos de 300 y uno más de 200. “Todo el mundo demanda espacio, pero no tenemos”, advierte López Veiga. Cespa cesó su actividad en los muelles, lo que permitió llevar los contenedores almacenados en Julián Estévez. La próxima marcha serán los silos de Tudela, que han dejado de tener actividad. Otro espacio que podrá ser utilizado. “Ahora mismo, la falta de espacio es el primer problema con el que nos enfrentamos, y es clave para el funcionamiento de la terminal y las empresas, porque todas están vinculadas con el puerto”, señaló.  “Tenemos terrenos adyacentes, pero no son viables”, zanja. n