Atlántico

VIGO

El PSOE se hace con el control del área tras ganar al PP cuatro alcaldías

Tendrá el gobierno de la ciudad y todos los grandes concellos, salvo Mos, tras arrebatar al PP cuatro alcaldías con los pactos  y sumar  al menos once.  Los populares retroceden y se quedan con diez, casi todas en concellos pequeños. Hoy se constituyen  los nuevos ayuntamientos con las incógnitas en Salceda, As Neves y Mondariz

El PSOE se hace con el control del área tras ganar al PP cuatro alcaldías

 El PSOE ha conseguido un triunfo casi absoluto en el área de Vigo, incluyendo todo el sur de la provincia, al conseguir hacerse finalmente con las cuatro alcaldías que habían quedado en disputa con el PP. Una tras otra a base de pactos, algunos insólitos, como acaba de ocurrir en Porriño, donde Manuel Carrera, expulsado por Eva García de la Torre hace unos meses, acepta un acuerdo con la alcaldesa socialista que incluye el “sí” de BNG y EU, que lo habían rechazado. 
En total, el PSOE se ha asegurado al menos 11 de las 28 alcaldías del entorno de la ciudad, incluyendo entre ellas dos de las más importantes, Redondela y Porriño, donde el PP es la fuerza más votada, a gran diferencia. Por tanto, los acuerdos  a varias bandas darán alcaldesa socialistas en Redondela, Baiona, A Cañiza y Porriño y todavía podría incrementarse el número total con As Neves y Salceda, aunque en estos dos casos parece poco probable que sea así. 
También queda en el aire Mondariz, donde podría darse una coalición contra el candidato a la reelección, de Marea que beneficiaría al BNG. 

Por su parte, el PP, en el mejor de los casos, se quedará con diez ayuntamientos. En el área metropolitana de 14 sólo mantendrá Mos, Pazos y Soutomaior, y podría incorporar Salceda. Hace ocho años llegó a gobernar en 12 de ellos. Mientras, el BNG tendrá entre cuatro y seis consistorios. En Cangas seguirá al frente ACE, una amalgama que se apoyará en el PSOE y BNG para completar su mayoría.

Habrá alcaldes del PSOE en los tres ayuntamientos del Miñor, con Gondomar y Nigrán en mayoría absoluta recién conseguida, y también en Baiona, con Carlos Gómez, que fraguó un acuerdo con Carlos de la Peña, exregidor socialista, que ahora pilota una candidatura local que ha sido clave para dar el vuelco en un consistorio donde tradicionalmente gobierna el PP. El cambio del ahora conselleiro Vázquez Almuiña por Ángel Rodal no ha funcionado y Baiona gira hacia el rojo. Hace tan sólo ocho años, los tres ayuntamientos estaban bajo mano del PP. 

En el Baixo Miño sólo Oia aguanta con el PP, mientras Tomiño amplía la mayoría absoluta del BNG con Sandra González, quien inicia su cuarto mandato consecutivo. También del BNG es la nueva alcaldesa de O Rosal, Anxela Fernández, y en mayoría absoluta. El PP gobernaba en solitario hasta ahora y también hubo cambio de alcalde, y sin éxito. El PSOE mantiene A Guarda, con dificultades, y suma Tui, donde hubo otro cambio de alcalde, esta vez con moción de censura, que no ha dado réditos en las urnas.

En cuanto a O Condado, el PSOE ganó A Cañiza por sorpresa, de nuevo con un pacto, ésta vez con Ciudadanos, que privó a Miguel Domínguez de repetir, pese a ser la lista más votada. Luis Piña, del PSOE, logra el mando de la forma más inesperada.  También en el entorno puede haber sorpresas con As Neves hoy , donde no está claro qué va a hacer el PSOE, cuyo voto es fundamental para que continúe el BNG al mando.

En el entorno, Porriño será un punto caliente hoy tras el acuerdo "in extremis" de nuevo gracias al voto decisivo de Carrera, forjado tras una negociación con la dirección provincial del PSOE. Porriño era clave para el PP y también para el PSOE. Salceda, concello vecino, decidirá hoy si repite MS, con Loli Castiñeira, o es regidor a la tercera Santiago Rodríguez Davila, del PP, la lista más votada. La ruptura con el PSOE, que exige la Alcaldía para pactar con Movemento Salceda, encamina a un gobierno en minoría popular sumamente inestable pero nada es seguro hasta hoy a mediodía. El resto de la zona, con alcaldes ya consolidados, la mayoría del PP, como Crecente, Covelo o Balneario, así como Arbo, otro bastión.
En cuanto a Redondela, la villa, otro de los municipios clave para controlar el área, ha sido de nuevo AER el grupo que decidió, y en esta ocasión se inclinó por el PSOE tras dejar gobernar al PP en los ocho años anteriores. AER incluso entraría en el gobierno local de la socialista Digna Rivas, muy vinculada con la presidenta de la Diputación.