Atlántico

VIGO

A prisión los dos detenidos por sedar a sus víctimas para robar

Los individuos quedaban con otros hombres y les echaban benzodiacepina en la bebida

Los dos individuos detenidos fueron trasladados a la prisión de A Lama desde el Juzgado de Vigo.
Los dos individuos detenidos fueron trasladados a la prisión de A Lama desde el Juzgado de Vigo.
A prisión los dos detenidos por sedar a sus víctimas para robar

Dos hombres investigados por cometer hasta cuatro delitos de robo con intimidación mediante sumisión química fueron enviados a la prisión de A Lama después de que el Juzgado de Instrucción número 3 de Vigo –en funciones de guardia– les tomase declaración. El juez ordenó el ingreso en prisión provisional sin fianza de ambos indivduos, uno de nacionalidad española y otro colombiano, a los que se les señala como presuntos autores del delito. Los individuos suministraban a sus víctimas sustancias sedantes como la benzodiacepina en la bebida para que no pudiesen oponer resistencia. A través de una popular red social de citas, el hombre colombiano contactaba con las víctimas hasta ganarse su confianza y concertar una cita. 
En estos encuentros en algún bar de la ciudad, el detenido colombiano introducía la sustancia tóxica en la copa con la que sometía a sus víctimas –hombres de mediana edad en su mayoría–, mientras el segundo esperaba indicaciones para ayudarle a subir a los hombres sedados hasta sus domicilios y perpetrar el delito. Los robos tuvieron lugar en Vigo, Pontevedra y Santiago de Compostela, sustrayendo todos los efectos de valor y joyas que había en el interior de las viviendas. 
El pasado miércoles, la Policía Nacional registró el domicilio que comparten los detenidos, recuperando una gran cantidad de joyas y objetos electrónicos que todavía no habían podido vender. La inspección de la vivienda de los detenidos duró más de seis horas y entre los efectos recuperados, se encontraron tarjetas bancarias de las víctimas y en las que habían realizado retiradas de efectivo en cajeros y diferentes cargos en cuenta. En sede judicial, el hombre colombiano reconoció los hechos, mientras que el otro individuo mantuvo su inocencia durante su declaración ante el magistrado vigués.