Figueroa afirma que los nacionalistas 'están sin rumbo y ni siquiera ellos saben a dónde van'

El PP admite 'no entender' la postura del BNG ante Caballero

Chema Figueroa estuvo rodeado durante su intervención de los ediles populares Alonso, Bernárdez, García, Fidalgo, Cendón, Relova, Egerique y Pérez.
'No tengo calificativos', fue la respuesta dada ayer por el presidente del PP vigués, Chema Figueroa, tras ser preguntado por la compleja situación en la que se encuentra el BNG, un grupo que hace una semana permitió la aprobación de los presupuestos municipales para este 2012 ?con más de seis millones de euros dedicados a humanizaciones? y que este pasado martes aseguraba que la gestión del gobierno de Abel Caballero en su primer año de mandato había sido 'nefasta' y que habría que iniciar el balance de esos doce meses 'con un minuto de silencio'.
'No se puede describir con un minuto de silencio lo que han sido doce meses de ruido dañino y bochornoso para Vigo', lamentó Figueroa al respecto de lo dicho por los nacionalistas, que censuraron la 'falta de gestión', la 'parálisis' y la 'incapacidad del alcalde para negociar' con el resto de administraciones pero justificaron su apoyo a Caballero asegurando que no pueden conformar una mayoría diferente porque 'el BNG está en las antípodas del PP'. El dirigente popular también hizo un balance ayer del primer año de mandato de Caballero en solitario y en minoría, pero aprovechó para censurar la actitud de los nacionalistas tras ser preguntado por el análisis realizado por éstos apenas 24 horas antes. 'Es muy difícil entender que un partido que dio su apoyo a los presupuestos ahora diga que ha sido un año nefasto', reprochó Figueroa.

Rodeado de ocho de los concejales del grupo en una rueda de prensa ofrecida en la sede del PP vigués del Areal, el popular consideró que el BNG 'es un proyecto sin rumbo y ni siquiera ellos saben a dónde van'. Al comienzo de su comparecencia el popular justificó la ausencia de los otros cuatro ediles de su grupo señalando que dos se encontraban 'enfermos' y los otros dos no pudieron acudir 'por motivos laborales'.

Así, Figueroa atribuyó a esa circunstancia el hecho de que 'se tomen decisiones imposibles a la hora de que un gobierno permanezca pese a sus continuos incumplimientos con respecto a la ciudad'.

Te puede interesar