Atlántico

VIGO

Povisa dará voz a los pacientes para mejorar el trato hospitalario

Diseñan cerca de 90 acciones de mejora en Urgencias, la UCI, hospitalización y en la accesibilidad para ofrecer una atención más humana a pacientes y a sus familiares

Miembros de la Comisión de Humanización y Dignidad del Paciente y Familia, tras su constitución este miércoles.
Miembros de la Comisión de Humanización y Dignidad del Paciente y Familia, tras su constitución este miércoles.
Povisa dará voz a los pacientes para mejorar el trato hospitalario

Povisa quiere dar un trato “más cálido y más humano” a los pacientes y sus familiares “para ir un paso más allá en la calidad asistencial”. No son palabras vacías, sino una apuesta firme. Detrás de este enunciado hay un plan integral en el que trabajan los distintos servicios hospitalarios y que se consultará con las asociaciones de pacientes. Por ahora tienen ya un documento con cerca de 90 acciones de mejora en Urgencias, la UCI, hospitalización y accesibilidad. Para su diseño y ejecución  se creó esta misma semana una “Comisión de Humanización y Dignidad del Paciente y Familia”, que preside el propio consejero delegado del hospital, José Bernardo Silveira, lo que da una idea del compromiso con esta iniciativa. En la comisión participan los responsables de los servicios del hospital y representantes de las asociaciones de familiares de pacientes y los pacientes. En esta primera fase contaron con la participación de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer y otras demencias de Galicia (Afaga), la Asociación de Diagnosticados de Cáncer de Mama  (Adicam) y la Asociación de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa (Accu),que expondrán sus necesidades y ofrecerán recomendaciones.


La primera reunión se celebrará el próximo día 14 de diciembre, en la que se espera que salgan las primeras medidas y el cronograma para llevarlas a cabo.


La directora de Calidad del hospital, María Antonia Muñoz, explicó que era el momento oportuno de plantear esto porque ya habían superado los estándares de calidad asistencial, acreditados por organismos internacionales,  y porque Povisa está acometiendo un plan de mejora de espacios con la apertura del hospital de día en septiembre, las obras que se acometen actualmente en el laboratorio o la ampliación de urgencias que comienza en enero y duplicará su superficie. “Nos faltaba un elemento clave: hacer un proyecto en colaboración con las asociaciones para dar respuesta a la nueva tipología de pacientes que nos llegan, especialmente por el envejecimiento de la población, la cronicidad y su vulnerabilidad”. Según un estudio de la Universidad de Santiago, en 2020 el 49% de los municipios gallegos tendrán a más del 32,5% de su población por encima de los 65 años y ya a día de hoy los mayores de 65 años generan el 43% de las altas hospitalarias. “ Esto tenía que provocar a la fuerza una inflexión en los modelos de atención. Hasta ahora estábamos más centrados en los protocolos de calidad, en la atención de pacientes agudos y los desarrollos tecnológicos, pero lo que está entrando por la puerta de los hospitales tiene otras necesidades adicionales y a día de hoy hay pocos están preparados desde el punto de vista estructural y organizativo”.


Entre las medidas planteadas hay ya 38 mejoras en la acogida y el acompañamiento de familiares, el triaje de los pacientes con circuitos y salas diferenciadas, la reducción de tiempos de espera, mejoras en la intimidad, entre otras. 


En hospitalización hay 42 propuestas, entre ellas un programa de formación y soporte para familiares que estén a cargo de personas frágiles, la posibilidad de que haya un acompañamiento de pacientes las 24 horas con la asignación de habitaciones individuales y agilizar las pruebas para dar el alta lo antes posible, entre otras. Se han incorporado también al proyecto Hospital Sueñon liderado por el Instituto de Salud Carlos III para  revisar las rutinas hospitalarias y facilitar que el paciente pueda descansar toda la noche e incluso en la franja horaria de la siesta. A día de hoy, entre las diez de la noche y las ocho de la mañana se puede alterar el sueño de los pacientes en 5 o 6 ocasiones y pueden soportar ruidos, una iluminación excesiva o tareas que se pueden planificar a otra hora para conservar el patrón del sueño de la persona ingresada.
También estudiarán protocolos de seguridad y sobre el dolor.