Atlántico

VIGO

La Policía rastrea las redes para hallar pistas sobre el paradero de una menor

La madre de una menor de 17 años ha pedido ayuda para localizar a la joven que lleva en paradero desconocido desde el jueves pasado. La adolescente, que actualmente residía en un centro, sufre cierto retraso y se le vio por última vez el jueves cuando salía de la academia en Vigo.
 

La menor desaparecida y el vigués localizado ayer
La menor desaparecida y el vigués localizado ayer
La Policía rastrea las redes para hallar pistas sobre el paradero de una menor

La Policía ha iniciado la investigación para tratar de conseguir pistas que lleven a la localización de esta adolescente, que no había protagonizado una marcha similar hasta el momento. La alerta sospechaba que podría estar en Nigrán por lo que también se ha dado aviso a la Guardia Civil.
Ahora, los agentes están rastreando las redes sociales donde podría haber algún indicio del paradero del paradero de la menor, que no se ha puesto en contacto con sus allegados desde hace ya cinco días.
 Sin ninguna noticia por el momento, se trata de corroborar si la joven pudo haberse subido un autobús bien hacia Nigrán bien a otro punto de la ciudad, y si dicha actuación podría estar relacionada con la posibilidad de haber contactado con alguien.
Con estas ya son tres las alertas por desaparición en el último mes.

LOCALIZADO UN VIGUÉS 
La buena noticia se produjo ayer por la mañana cuando desde SOS Desaparecidos se daba por desactivada la alerta de búsqueda del vigués que se encontraba en paradero desconocido desde el viernes pasado.
Jesús Manuel Macías Patiño, conocido como “Suso”, de 36 años, era localizado en buen estado, según informaban desde el mismo servicio de alarmas. En concreto, se encontraba en Tomiño y su desaparición fue voluntaria. Su mujer había interpuesto una denuncia después de no tener noticias de él desde que se le viera el viernes por la noche en las inmediaciones de la Plaza de la Independencia. Cuando el sábado por la mañana no acudió a su puesto de trabajo, en una  conocida copistería de Torrecedeira, el caso se puso en manos de la Policía.   Ayer pudo darse con su paradero.