Atlántico

VIGO

La Policía “caza” a un menor en el interior de un bar tras un robo

Dos jóvenes rumanos fueron detenidos después de apropiarse de casi 1.000 euros del local 
La cafetería Entrecañas, en la calle Barcelona, cerrado ayer tras el robo del pasado lunes.
La cafetería Entrecañas, en la calle Barcelona, cerrado ayer tras el robo del pasado lunes.
La Policía “caza” a un menor en el interior de un bar tras un robo
nnnUna operación conjunta de la Policía Local y la Policía Nacional dio caza el pasado lunes a dos jóvenes de nacionalidad rumana como presuntos autores de un delito de robo con fuerza, tras sustraer una caja registradora del interior de una cafetería ubicada en la calle Barcelona. Los hechos tuvieron lugar en torno a las 8 horas de ayer, cuando un vecino de la zona alertó a los agentes, quienes verificaron la rotura de una de las ventanas del local. Durante la inspección del interior, se localizó dentro a un joven que fue identificado –un menor de 15 años de edad—, sobre quien figuraba una denuncia de desaparición, dirigiéndose posteriormente a su domicilio para informar a sus progenitores. 
Durante la entrevista, los familiares se refirieron a las malas influencias que recibe el adolescente a consecuencia de las relaciones que mantiene con personas de mayor edad, llevando dos días sin saber nada de él. Asimismo, facilitaron a los agentes una fotografía donde se ve al menor en compañía del joven con el cual se relaciona últimamente. Por ello, la sala operativa del 091 pidió la colaboración de la Policía Local para proceder a la localización del otro joven que habría participado en el robo –el testigo de los hechos había visto a uno en el interior y a otro vigilando en la puerta–. Por otro lado, la patrulla recabó información de una mujer que limpiaba uno de los portales próximos al suceso, indicando como uno de los jóvenes salió a la carrera hacia la calle San Amaro.
Una patrulla del Grupo Operativo de Apoyo de la Policía Local interceptó a un joven que caminaba por las inmediaciones de O Castro –concretamente en la calle Atalaya– antes de ocultarse de los agentes en unos matorrales. Se trataba del segundo joven rumano implicado en este robo, un chico de 20 años, que ocultaba una gran cantidad de dinero, un llavero y un mando de alarma. Durante el registro, la patrulla recibió un nuevo aviso donde se les informó de la localización de una caja registradora por parte de una operaria del servicio de mantenimiento de jardines de O Castro, conteniendo únicamente tickets del local donde se produjo el robo. Según su propietaria, la cantidad de dinero que contenía la caja rondaba los 1.000 euros. La Policía recuperó solamente 150, la caja, varios llaveros y otros enseres.
Paralelamente, otro vecino alertó a los agentes de que su vehículo, estacionado en la calle Gran Vía, había sido forzado y tenía los cables del contacto sueltos. El propietario señaló que le faltaban varios objetos como una tarjeta de combustible y el dispositivo de telepeaje. En el interior del vehículo se encontraron también dos móviles que no pertenecían al hombre, uno de ellos con una fotografía del detenido de mayor edad. Por todo ello, ambos jóvenes fueron arrestados como presuntos autores de un delito de robo con fuerza en las cosas,, ingresando en los calabozos de la Comisaría a la espera de pasar a disposición judicial. n