Atlántico

VIGO

Un pleno a todo color y con Castelao como invitado sorpresa

Hubo momentos de cierta tensión entre el público, que reclamó al secretario hablar en gallego. Caballero, el más aplaudido

El auditorio se llenó para la sesión de investidura, aunque quedaron asientos, y entre los invitados el exalcalde Castrillo.
El auditorio se llenó para la sesión de investidura, aunque quedaron asientos, y entre los invitados el exalcalde Castrillo.
Un pleno a todo color y con Castelao como invitado sorpresa

El de Vigo fue un pleno largo -dos horas de duración- que comenzó pasadas las 11 de la mañana con momentos de cierta tensión en un auditorio municipal, que no se llenó. Primero en el exterior, con la presencia de los bomberos para protestar por el déficit de personal. Ya en el interior, el inicio del pleno se vio interrumpida en varias ocasiones por espontáneos del público que pedían a gritos que se hablara "en galego" y lanzaron palabras malsonantes contra el alcalde.

Entre semblantes serios, sorbos de agua para calmar los nervios y algún que otro toqueteo con el móvil, la oposición tomó asiento en una minúscula zona -son 7 concejales-. Más sonrientes entraron los socialistas, que bajaron en bloque hacia el escenario entre un sonoro aplauso y gritos de ovación por parte del público. "Parece una boda", se escuchaba en la grada, donde proliferaron numerosos comentarios acerca de la vestimenta de los concejales con especial atención al colorido de algunos 'looks' con lunares, volantes y corbatas rojas que contrastaban con los pantalones vaqueros de los grupos minoritarios. Estos llevaron discursos reinvindicativos en el juramento de sus cargos como ediles con una presencia inesperada: el libro "Sempre en Galiza" de Castelao, que Xabier Pérez Igrexas (BNG) llevaba en sus manos. 

Entre el público, Cristina Alonso, la mujer de Abel Caballero, que ocupaba primera fila junto con Gonzalo Caballero y las diputadas Olga Alonso y Ángeles Marra. El exalcalde Lois Pérez Castrillo, los exconcejales Chus Lago y Cayetano Rodríguez y Valedor do Cidadán, Luis Espada, tampoco faltaron, al igual que Diego Gago y Míchel Fidalgo (PP) o el delegado de Zona Franca, David Regades. Visiblemente emocionado se mostró el expresidente de la Real Academia Galega, Méndez Ferrín, por el debut de su hija Oriana Méndez (Anova). La ausencia de Corina Porro -gestora del PP vigués- también fue comentada, y sorpresiva fue la aparición de la televisiva Silvia Fominaya, que estuvo casada en Vigo.