la moción incluye que la xunta cree una partida para que el ayuntamiento tenga una dotación para transporte

El pleno de Redondela apoya el autobús urbano para Chapela

Javier Bas, alcalde de Redondela.
La restricción del uso de la tarjeta verde de Vitrasa a aquellos que no estén censados en Vigo fue uno de los temas centrales del primer pleno del año en Redondela.
La moción fue presentada por el grupo popular y en la misma se instaba al equipo que lidera el socialista Abel Caballero a desbloquear la situación y a poner en marcha el plan de transporte metropolitano, recuperando así la posibilidad de utilizar este abono transporte por todos aquellos que utilicen el servicio, independientemente del lugar en el que estén censados. El gobierno local que preside Javier Bas quiere con esta moción contar con el apoyo de todos los grupos municipales para poder dar más peso a sus demandas y así respaldar también las reclamaciones llevadas a cabo por los vecinos de Chapela, los más afectados por la medida del Concello vigués, así como los de las parroquias de Negros y Vilar.

Además, en la misma moción se incluyó una enmienda aportada por la Asociación de Vecinos de Chapela tras la reunión mantenida con el regidor y con el primer teniente de alcalde en la que se insta a la Xunta para que cree una partida presupuestaria que permita al Ayuntamiento de Redondela contar con una dotación económica para el transporte público, proporcional a la que le corresponda del presupuesto del Área Metropolitana hasta que se consiga el plan de transporte.

El representante de AER, que dio su voto a la moción del equipo de gobierno, hizo hincapié en esta cuestión al entender que el Gobierno autonómico debe implicarse en este problema.

Por su parte, el Bloque Nacionalista Galego cuestionó la postura del alcalde ante este problema ya que según dijo su portavoz la retirada de la tarjeta verde fue anunciada por el Ayuntamiento de Vigo hace unas tres semanas y sin embargo el regidor redondelano no se pronunció hasta que la asociación de vecinos de Chapela inició las protestas. Los nacionalistas consideran que la situación debe solucionarse a través de acuerdos políticos entre los regidores de todos los municipios afectados por la decisión de restringir el uso de esta tarifa reducida de transporte. En este sentido apuntaban que hasta que se ponga en marcha el ansiado plan de transporte metropolitano deberán ser los ayuntamientos los que lleguen a acuerdos que desbloqueen la situación.

La restricción de uso de la tarjeta verde de Vitrasa afecta en Chapela a unas diez mil personas, según manifestaron desde la Asociación de Vecinos. Fue precisamente este colectivo el primero en manifestar su preocupación por esta medida, una vez que a partir de ahora deberán pagar 1,32 euros por viaje en lugar de los 0,86 con la tarjeta.n

Te puede interesar