Vigo

La piscina de Julián Estévez

Vigo

vigo

La piscina de Julián Estévez

La calle Julián Estévez, el jueves, anegada, tras la tromba de agua.
photo_cameraLa calle Julián Estévez, el jueves, anegada, tras la tromba de agua.
La calle de Teis, que sufre de inundaciones crónicas, volvió a anegarse esta semana
 La tromba de agua que en poco más de diez minutos inundó varias calles de Vigo el jueves volvió a convertir en una auténtica piscina Julián Estévez. Esta parte de Guixar, en Teis, es zona de riesgo   desde hace años y así lo advierte el Concello en sus señalizaciones. 
Los pocos vecinos que aún residen en esta calle han tomado sus propias medidas para evitar que el agua, que les impide salir de casa, no cause destrozos en sus viviendas. “Tanto las empresas como algunos edificios colocan en la entrada una especie de barrera en alto para que el agua no llegue a traspasar al interior”. Lo afirma  Manuel, residente en dicha calle y quien explica que “el problema radica en que cuando construyeron Renfe no se percataron de que la calle estaba a un nivel más bajo que las vías. Eso, unido a que las hojas de los árboles sin podar se acumulan impidiendo el desagüe, convierte Julián Estévez en una piscina”.
Desde la Asociación de Vecinos de Teis, su secretario Anxo Iglesias, considera que la señalización no es suficiente y que se debería abordar el problema para una posible solución. “Es algo que se repite cada vez que llueve de forma intensa”, afirma. Manuel añade que “además siempre coincide la pleamar con las trombas de agua, lo que agrava la situación”. Este vecino admite que “cada vez son menos los residentes en la calle y aunque no pedimos milagros sí que creo que se podría estudiar algún tipo de medida que aminorara los efectos de la lluvia”.
Guixar fue una de las partes de la ciudad más afectadas junto a Olímpicos, Parque Camilo José Cela, Sobreiro, Santander, María Berdiales, Espiñeiro, Colón y Arenal, según informó la Policía Local.
No obstante, pese a la intensidad de la lluvia y el viento, su fuerza fue pasajera y en veinte minutos la situación climatológica se había restablecido. 

Comentarios