Un pique de tráfico acaba con una agresión con una barra

Un servicio conjunto de la Policía Local y la Nacional permitió detener a un conductor que supuestamente agredió a otro a causa de un problema de tráfico, y a quien se le considera presunto autor de un delito de lesiones.
Los hechos tuvieron lugar en la tarde del lunes, cuando agentes de la Policía Local se movilizaron tras ser avisados de que un conductor estaba siendo agredido en la confluencia de la avenida de Castrelos con Arquitecto Palacios. Allí encontraron a un joven de 25 años que estaba herido, y que era conductor de una furgoneta. Éste, que presentaba lesiones en el rostro, con rotura de la nariz y un fuerte golpe en la cabeza, les explicó que cuando circulaba en su vehículo por la avenida Antonio Palacios vio que el turismo que iba detrás se le estaba pegando mucho, por lo que se apartó dejándole paso y, cuando ambos circulaban en paralelo, le hizo un gesto con el dedo diciéndole que estaba loco.
La víctima indicó que el otro conductor le contestó que el que estaba loco era él y más adelante, al llegar a la confluencia de la avenida de Castrelos y detenerse ambos en un semáforo en rojo, el hombre se bajó del automóvil y golpeó el retrovisor de la furgoneta. Posteriormente le agredió, dándole puñetazos a través de la ventanilla, y se produjo un forcejeo entre ambos, si bien luego continuaron la marcha.
Sin embargo, el conductor de la furgoneta indicó que en el siguiente semáforo el agresor se volvió a bajar del coche y cogió una barra de hierro, comenzando a golpearlo de nuevo hasta que decidió marcharse en dirección a Valladares. El individuo, B.M.R., natural de Vigo y de 29 años, fue detenido por la Policía Local en Alfonso XIII.n

Te puede interesar