La sentencia sobre la mayor actuación del centro ya es firme y obliga al Concello a indemnizar al demandante

El PGOM de Vigo tendrá que ser modificado por la anulación de A Seara

El edificio paralizado forma parte del PERI A Seara, según el PGOM 2008, pero estaba fuera en la norma anterior, que prevalece.
La sentencia que anula la urbanización PERI A Seara, la mayor del centro urbano y también la más importante por sus características especiales, ya es firme tras su convalidación -informaron fuentes vecinales- por lo que a partir de ahora habrá consecuencias.
La primera, que habrá que proceder de forma obligada a la modificación del Plan General de Ordenación Municipal en vigor al tratarse de una ordenación detallada incluida de forma expresa en el documento. La segunda, que el Concello tendrá que indemnizar al demandante, propietario de un inmueble en López Mora incluido en el PGOM 2008 como zona verde de A Seara pero que en el Plan General anterior era un terreno edificable y cuya construcción fue paralizada a instancias municipales para tratar de “salvar” el PERI.

Ya lo explicó entonces este diario, en agosto de 2008: de forma sorprendente, el departamento municipal de Urbanismo concedió licencia de construcción directa sobre una parcela a un propietario el día anterior a que entrar aen vigor el PGOM de 2008. Con el Plan General de 1993 era una parcela de licencia directa, pero con el de 2008 formaba parte del ámbito de A Seara como un parque, por lo que su propietario tendría que participar en el desarrollo de la actuación dentro de una junta de compensación con beneficios y cargas.

Para los vecinos de A Seara, lo ocurrido no es sino la constatación de lo que habían anunciado. 'Sabíamos que iba a pasar esto y pasó, se lo advertimos al Concello, que dar la licencia iba a significar el fin del PERI e incurrir en indemnizaciones', explicó un portavoz.

Además, en este tiempo el PERI, que aprobó Urbanismo de Vigo se ha venido abajo con el proceso concursal de la empresa Vialmar, que lideraba la junta de compensación, y cuyos terrenos han acabado en su mayoría en Novagalicia.

La actuación de A Seara lleva más de quince años de espera, pero las trabas urbanísticas no parecen facilitar el desarrollo de un PERI con la mayor franja de terreno a desarrollar en el centro, en concreto 57.000 metros cuadrados, desde detrás del Centro Comercial de Camelias hasta el cruce de Tomás Alonso con López Mora.

La puntilla a un complejo y largo proceso la puso el propio Concello al conceder la licencia al mencionado edificio, al amparo del anterior Plan de Urbanismo, y cuando el actual, de 2008 ya había sido aprobado por la Xunta y sólo estaba pendiente de su publicación en el Boletín Oficial de la provincia para que entrara en vigor.

La concesión del permiso obligaba a modificar el PGOM, lo que llevó a Urbanismo a paralizar las obras. Los propietarios del edificio esperaban una señal del Concello para seguir adelante o una indemnización pero finalmente ha tenido que ser la justicia quien decida en favor de los primeros con un fallo que ya es definitivo.

Te puede interesar