Vigo

La pesca se frena por falta de ventas y de tripulaciones

Vigo

VIGO

La pesca se frena por falta de ventas y de tripulaciones

La actividad pesquera sigue bajando en el puerto de Vigo y también en el resto de Galicia.
photo_cameraLa actividad pesquera sigue bajando en el puerto de Vigo y también en el resto de Galicia.
El pulpo sigue siendo el único sector que se mantiene, mientras que el marisco continúa parado desde el 14 de marzo

Aunque es uno de los pocos sectores que mantiene la actividad desde que entró en vigor el estado de alarma, el pasado 15 de marzo, la pesca está sufriendo también las consecuencias económicas que ha traído la pandemia de coronavirus y en su caso, además, con una dificultad añadida a la hora de solicitar ayudas para los subsectores que han tenido que parar.
En la Ría de Vigo, los barcos siguen saliendo a faenar, pero ya no lo hacen a diario. "La gente que sale a pescar tiene que hacerlo aunque gane menos, pero después de varias semanas, cada vez hay más que dicen que no pueden mantener la actividad porque no saca rendimiento", explica Iago Soto, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores de Vigo, que a este problema añade que "está costando encontrar tripulación. Hay gente que lo tiene que dejar porque está asustada y sé que muchos están parando por eso".
Por su parte, José Manuel Rosas, presidente de la Federación de Cofradías de Pontevedra y patrón mayor de la de Bueu, señala que "la situación está complicada por varias razones. Por una parte, tenemos el marisqueo parado, los recursos específicos, también, y hay una parte del sector que va parando porque no aguanta la semana entera. Algunos trabajan hasta el jueves y el viernes ya no van porque no tienen a quién venderle el producto. Después, uno de los sectores que mejor están respondiendo es el del pulpo. Están yendo aunque hubo una caída de dos euros en el precio, pero están saliendo con normalidad, y el resto está bajo mínimos".
En este sentido, Rosas detalla que "en el sector del enmalle no salen todos los días porque no tienen quién les compre. Además, la pesca de estos meses, hasta mayo o junio, suele ser cuatro lenguados, un rodaballo despistado, cuatro centollos y ahora nadie compra ese tipo de producto porque la restauración está cerrada. Es una catástrofe en todos los sentidos, pero se está convirtiendo también en una catástrofe económica".
En el sector, la única solución que ven a este problema es "que esto se acabe cuanto antes, porque hay sectores bastante más asfixiados, como el sanitario, que están arriesgando la piel todos los días. Y después, el Gobierno tiene que baar a pie de playa y ver lo que está pasando en los distintos sectores. No se puede dejar en el desamparo económico a sectores como el del marisqueo, que desde el primer día están parados", sentencia Rosas. 

La Cofradía de Vigo ya se plantea acudir al ERTE

 Con el marisquero parado y el resto de los sectores de la pesca artesanal en descenso, la Cofradía de Pescadores de Vigo se ha quedado prácticamente sin ingresos y estudia ya un ERTE para sus trabajadores. "Tal como están las normas, vemos que no vamos a poder acogernos a ninguna ayuda. Además, estamos pagando la cotización a la Seguridad Social. O sea, que este mes estamos a cero, el que viene también y eso afecta a los propios pescadores e indirectamente, también a la propia cofradía, porque un porcentaje muy alto de los ingresos dependen del marisco. Ahora ese ingreso es cero y si la situación dura mucho no podremos aguantar los gastos de personal", afirma el Iago Soto, el patrón mayor, que reconoce que "nos estamos planteando ir a un ERTE porque sólo con las cuotas de los socios no da para pagar a los trabajadores. Se hace un esfuerzo para mantener el empleo de todos y planeamos una regulación en la que los trabajadores sigan vinculados, pero a tiempo parcial. Pero hay muchas dudas, es difícil hacer trámites, no hay respuestas claras por parte de la administración y estamos un poco a la espera". La crisis económica acecha también a muchos sectores pesqueros. n

Comentarios