VIGO

Pepa Loba, la nueva vía de financiación del activismo local

El colectivo vigués de respuesta social, Ecoar, pone en funcionamiento una herramienta para recaudar fondos para acciones y para la defensa jurídica de sus integrantes

Judit Gamallo y Ernesto X. Paz expusieron a cerca de cincuenta cooperantes las características de Pepa Loba,  la nueva herramienta de Ecoar.
Judit Gamallo y Ernesto X. Paz expusieron a cerca de cincuenta cooperantes las características de Pepa Loba, la nueva herramienta de Ecoar.
Pepa Loba, la nueva vía de financiación del activismo local

 El activismo social no es barato. De ahí que Ecoar (el Espacio de Contradiscurso, Construcción y Coordinación de Alternativas y Respuesta Social) presentó este sábado una nueva asociación, Pepa Loba, con la que buscan recaudar fondos que le respalden. Guillermo Cid Felpeto explica así su función: “Es una herramienta que nace de la necesidad que tienen los activistas para financiar sus acciones y por otra parte, para sufragar las consecuencias de la represión sobre ellos, pagando las defensas y las multas por sus intervenciones”. Con ello se subvencionarán proyectos que se organizan desde Vigo y se llevan a cabo en un ámbito global, atravesando fronteras en Alemania o Holanda, pero también en países de Sudamérica. 
Con nombre de bandolera legendaria gallega que le robaba a los caciques para darles a los pobres, Pepa Loba son las siglas de Peto Externo de Planificación Antisistema e Loita Base Anticapitalista.  “A través de esta asociación se abre una vía para que pueda colaborar gente que no tiene posibilidades de participar directamente en el activismo”, indica Felpeto, quien remarca que pese a surgir en el entorno de Ecoar, es “una agrupación independiente y con gestión a parte del colectivo”. Así, iniciativas a nivel individual o otras plataformas también podrán aspirar a financiación por parte de Pepa Loba, a través de solicitudes que serán estudiadas y evaluadas.
La forma de participar es asociándose a través del blog pepaloba.org. La cuota al año es de 60 euros, que se puede abonar de forma anual, semestral o trimestral. “Es herramienta para presionar a las estructuras de poder, así como posibilitar la creación de alternativas y respuestas sociales”, aseguran.

un después de nunca máis
Pepa Loba es un paso más en el proceso de constitución de Ecoar,  donde cerca de cincuenta integrantes trabajan desde distintos países en la mejora de la sociedad global, un proceso de internacionalización que se llevará a cabo en los dos años. “La movilización en general consigue cosas pero no siempre son visibles, el poder de la presión social es muy fuerte”, afirma Cid Felpeto, que pode como ejemplo el cambio a un mecanismo de resolución de inversión no tan agresivo en los tratados de comercio, “aunque tenemos que seguir luchando para mejorarlo”, confiesa. 
Desde Vigo y con base en internet, Ecoar participa en campañas internacionales como Pobos Unidos contra a Troika, Acciones Globales  contra el TTIP y Tratados de Libre Comercio, la Contracumbre COP-21 de Perís, la acción anticarbonífera en Amstérdam y la Ende Gëlende. La presencia del activismo vigués en las movilizaciones internacionales es importante, ya que tal y como explica Felpeto, es fruto del legado y la nuevas circunstancias: “Vigo y Ferrol, como ciudades proletarias, también cuentan con una participación tradicional, pero en general, en Galicia, se puede hablar de un antes y un después de Nunca Máis, fue una respuesta social que supuso un giro y un punto de inflexión”.n