Vigo

Pena de un año a la madre que agredió a una profesora en Vigo

Vigo

vigo

Pena de un año a la madre que agredió a una profesora en Vigo

Las dos madres que amenazaron a la profesora de sus hijas, en el banquillo a finales de enero.
photo_cameraLas dos madres que amenazaron a la profesora de sus hijas, en el banquillo a finales de enero.
La otra mujer implicada en los hechos fue condenada a una multa que asciende a 360 euros
La jueza de la sala de lo Penal 1 emitió ayer la sentencia del juicio celebrado contra dos madres por haber agredido y amenazado a una de las profesoras de sus hijas, alumnas de un centro educativo concertado de la parroquia de Valladares. La primera fue condenada a un año de prisión por el delito de lesiones y cuenta con la prohibición de acercarse a la profesora a menos de 20 metros, mientras que la segunda debe afrontar una multa económica de 360 euros por las amenazas. La acusación particular les atribuía a ambas madres un delito de atentado con la autoridad que no fue apreciado por la jueza dado que la maestra tiene un contrato laboral y no se encuentra en régimen de funcionaria.
El juicio tuvo lugar a finales del mes pasado en los Juzgados de Vigo, en el que se reencontraron las madres y la profesora tras los hechos sucedidos a las puertas del colegio en 2019. El conflicto surgió por la separación de una de las condenadas y la falta de medidas judiciales para regular la recogida de su hija menor de 6 años. La profesora, que además era tutora de las hijas de ambas en 2019, había explicado durante la celebración de la vista que los padres tenían un acuerdo de palabra para recoger a la niña.  
El primer incidente se produjo en enero cuando la tutora se negó a entregar a la alumna a una de las dos procesadas, amiga de la madre y a su vez con dos hijas en el centro. El peor incidente llegó un mes después, cuando la madre de la menor amenazó a la profesora indicándolesólo que “solo ella tenía derecho a recoger a la niña y que se atuviera a las consecuencias”, como recoge la sentencia. 
Al finalizar la jornada escolar, el centro había prohibido el acceso al colegio a las dos mujeres y al progenitor de la menor con el objeto de que mediaran entre ellos, pero una de las madres llegó “gritando reiteradamente el nombre de la niña” y la otra, desde la puerta del centro, “se abalanzó sobre la profesora dándole un manotazo en la cara y empujándola fuertemente en los hombros sin que llegara a caer al suelo”. En su fallo, la magistrada expone todo ello como hechos probados y sustenta su decisión en el testimonio de la víctima –a pesar de leves incongruencias sobre ciertos detalles entre su primera declaración y la realizada en el jucio– así como en el vídeo aportado por el centro escolar en el que se comprueba todo el desarrollo de la agresión o el testimonio de otros testigos que prueban la agresividad de los hechos. 

Comentarios