Peligra la “paz social” en la estiba viguesa

La sede histórica de la estiba viguesa, en Areal.
photo_camera La sede histórica de la estiba viguesa, en Areal.
La plantilla reclama ampliar el número de trabajadores y la renovación del acuerdo en Serviport, que ya ha finalizado

La paz social en la estiba que ayudó de forma decisiva a que el puerto vigués haya crecido con fuerza en los últimos tres ejercicios puede saltar por los aires después de que el acuerdo firmado hace cuatro años no haya sido renovado, pese a que ya ha expirado su vigencia. De momento, todo parece tranquilo en la sociedad heredera de las históricas SEED y Sagep, la empresa Serviport, integrada por las empresas operadoras (entre ellas Termavi, Kaleido y Bergé) pero hay mar de fondo. La plantilla está integrada por 103 trabajadores, que consideran que son insuficientes para la labor que realizan en los muelles. 

Según explicó un portavoz laboral, Serviport acaba de poner en marcha un proceso para contratar a 25 personas más, pero los primeros que se presentaron fueron rechazados, lo que ha dado lugar a suspicacias. “Lo que pedimos es que sea un proceso abierto y cristalino, para todos los quieran entrar en la plantilla”, señaló la misma fuente. En todo caso, indicó que preocupa que no haya avances en la renovación del acuerdo laboral propio del puerto de Vigo, que ha evitado huelgas y conflictos. 

“Llevamos un año ya de prolongación y no hay avances, de momento no hay problema, pero hace falta renovar las condiciones”, señalan en el interior del grupo laboral, clave para que funcionen la carga y descarga en Guixar, Areal y Bouzas. “Nuestra profesión es de alto riesgo, hay bajas y compañeros que han perdido miembros, y todo eso necesita un ámbito profesional adecuado”, añadieron.

Te puede interesar