Atlántico

VERANO

Dos paseos con privilegiadas vistas pero sin los suficientes cuidados

Los senderos del Lagares y de Bouzas ofrecen la posibilidad de practicar deporte mientras se disfruta del paisaje
El paseo del río Lagares, de más de 8 Km, es frecuentando por personas que van a hacer ejercicio hasta la playa de Samil.
El paseo del río Lagares, de más de 8 Km, es frecuentando por personas que van a hacer ejercicio hasta la playa de Samil.
Dos paseos con privilegiadas vistas pero sin los suficientes cuidados
Vigo cuenta con varias zonas peatonales. Entre ellas destacan el paseo del río Lagares y el del barrio de Bouzas, ambos muy transitados. Se trata de dos rutas que permiten disfrutar del paisaje fluvial y marítimo. Sin embargo, los paseantes critican el abandono de ambos senderos.
En plena ciudad, pero alejándose del bullicio, se encuentra un camino junto al río Lagares. El paseo, de más de 8 Km, comienza en la Avenida de Madrid y llega hasta la playa de Samil aunque se puede acceder a él a través de distintas entradas en Castrelos o Balaídos. Se trata de un sendero protegido por los árboles y habitado por diferentes aves como la Galiñola, Lavanco o la Lavandeira blanca. 
El paseo fluvial acoge a multitud de personas que deciden desconectar del caos propio de una ciudad y disfrutar de una zona verde recurrente, también, para aquellos vecinos que quieran disfrutar con sus mascotas al aire libre. Además, muchas personas aprovechan su longitud para realizar la ruta en bicicleta o practicar footing. Sin embargo, los usuarios que llegan hasta el Lagares coinciden en que está “bastante descuidado” ya que el abandono en el cuidado de los árboles “ ocupa la zona peatonal”. 
Los vecinos de Bouzas también cuentan con un paseo en su barrio. Con vistas al mar y a un pequeño embarcadero, la ruta, que bordea la playa de O Adro, alcanza hasta los 3 km. Se trata de un paseo muy frecuentado por personas que acuden a él para realizar ejercicio o por peregrinos que se desvían del Camino Portugués. La zona ofrece todas las comodidades: cafeterías, aparcamientos y hasta un carril bici, el que destaca por su buen estado. Por lo contrario, el mantenimiento del paseo de Bouzas sigue siendo criticado. Las reformas tendrán que esperar hasta que se forme Gobierno para aprobar la cesión del paseo que hizo el departamento de Costas al Concello. Caballero, alcalde de Vigo, pretende que las obras estén finalizadas en el plazo de un año.