El lanzamiento, previsto para el lunes, en manos de una prórroga solicitada al juez

Una pareja viguesa trata 'in extremis' de parar su desahucio

El futuro de una pareja viguesa se encuentra en manos de una decisión judicial. El lunes 25 de febrero es la fecha notificada por el juzgado para el lanzamiento de su vivienda, que ya fue atrasado un mes tras conseguir una prórroga de un mes.

El viernes, Stop Desahucios interpuso en el juzgado un escrito solicitando una nueva prórroga con el objeto de que los afectados puedan ganar tiempo de negociación con el banco y llegar a un acuerdo que les permitiera acogerse a un alquiler social.

La situación es complicada ya que el escrito fue presentado “in extremis”, la familia no cumple con los requisitos del nuevo decreto del Gobierno para acogerse a una moratoria y la vivienda está subastada. No obstante, la asociación que respalda a esta familia confía en que el juez conceda esta última oportunidad de encontrar una salida. De otro modo, sería la primera vez en Vigo que Stop Desahucios saliera a la calle para evitar un desalojo.

Hasta la fecha, los cerca de una treintena de desahucios que se han logrado paralizar han sido por vía judicial. “No es una situación agradable para nadie, ni para los afectados ni para nosotros tener que plantarnos en la calle”, explicaba Carlota Pérez, de Stop Desahucios.

Según aseguró, “siempre intentamos conseguir paralizar los desalojos por vía legal, utilizando todos los recursos a nuestro alcance, antes de tener que llegar a ese extremo, pero, si no hay más remedio, lo haremos”.

En Vigo, los desahucios por hipotecas en viviendas habitadas han iniciado el año con un ligero estancamiento. Así lo aseguraban desde la Oficina de Notificaciones de los juzgados vigueses quienes ofrecían similares razones a las del colectivo de ayuda, se trata de retrasar o paralizar por vía judicial.

No obstante, que los lanzamientos de este tipo de viviendas no se incrementen no significa que la situación haya experimentado una mejoría. Pérez afirma que “la realidad es otra bien distinta. De heho, esta última semana, los tres teléfonos de la asociación no han parado de sonar y ya hemos incrementado los casos en una decena. La gente está desesperada, nos llama, nos pregunta y nosotros siempre intentamos agotar todas las vías en los juzgados”.Desde Stop Desahucios es muy importante actuar con prontitud. “Cuanto antes podamos hacer frente a la situación, mejor”, afirma Carlota Pérez.

Pero además, el colectivo está notando que hay una cierta sensibilidad por parte de los jueces vigueses. “Mientras los bancos están presionando, desde el juzgado hay otra actitud diferente”, explica.

De hecho, el pasado jueves, un tercio de los jueces vigueses se sumó a la convocatoria de huelga de la judicatura y el ministerio público. Entre sus reivindicaciones al Ministerio de Justicia estaba la petición de “soluciones efectivas para la protección de los afectados, en el ámbito del trámite parlamentario de las propuestas e iniciativas legislativas que se están abordando” tras mostrar su preocupación por lo que consideran un drama social.n

Te puede interesar