Atlántico

JUICIO ANULADO EN PONTEVEDRA

Orden de detención para dos hermanos de Sinaí Giménez

El juez aplaza la vista contra los “Morones”y  dicta la captura para Juan Paulo y Marino

Sinaí, su hermano Saúl ayer en el banquillo antes de la suspensión.
Sinaí, su hermano Saúl ayer en el banquillo antes de la suspensión.
Orden de detención para dos hermanos de Sinaí Giménez

Un amplio despliegue de seguridad, con una veintena de agentes  repartidos en tres furgones de la UIP (antidisturbios) y otras dos dotaciones policiales blindó ayer la entrada a los juzgados de Pontevedra, donde estaba señalado el primero de los juicios contra  seis miembros de la familia de los “Morones”, por las agresiones a varios guardias civiles y a un abogado en Tui en 2014.  Finalmente, la vista tuvo que ser aplazada por la incomparecencia de tres acusados, hermanos de Sinaí Giménez quien sí acudió a la cita.  El titular del juzgado  de lo Penal 1 de Pontevedra dictó orden de detención para Marino Giménez y requisitoria de busca y captura para Juan Paulo, quien ya tiene una de ámbito europeo en vigor. La Guardia Civil buscaba a este último por su presunta vinculación con un tiroteo hace un mes en Porriño y en el que resultaron heridos dos jóvenes gitanos “zamoranos”.

Tampoco apareció Consuelo, otra hermana, por enfermedad, y  que será sometida a un examen forense  por orden judicial para valorar su estado de salud. 

Sinaí Giménez se enfrenta a penas de  cuatro años y medio de prisión; Juan Paulo y Consuelo  seis años y medio de prisión  mientras que  Marino y Saúl,  a un  año y medio de prisión por la agresión a seis agentes y un abogado.

Sinaí: “´nada de lo que se dice es cierto”

Sinaí Giménez, el ‘Rey de los Gitanos’ acudió ayer a la cita judicial. Ante los medios de comunicación  que agolpaban a las puertas del juzgado reconoció que  “yo la presión mediática la aguanto perfectamente”. Afirmó que que están "todos tranquilos porque sé que nada de lo que se dice es cierto.
El abogado García Montes señaló  respecto a la orden de detención de Marino que solicitó un examen forense sobre su situación ya que al igual que su hermana alegó enfermedad para no acudir. Afirmó que tiene problemas de movilidad en una rodilla que se complican debido a su peso. Así, si se demuestra su situación confió en que se revoque la orden de arresto.
El juicio quedó aplazado finalmente para los próximos 16 y 17 de octubre.
El próximo día 1, los “morones” tienen una nueva cita con los juzgados. Se sentarán junto con varios “zamoranos” por una reyerta en el mercadillo de Cangas.