Vigo

La fiebre por las oposiciones llena las academias de Vigo

Vigo

vigo

La fiebre por las oposiciones llena las academias de Vigo

Las clases presenciales en las academias que preparan oposiciones son ahora mucho más reducidas debido al covid
photo_cameraLas clases presenciales en las academias que preparan oposiciones son ahora mucho más reducidas debido al covid
La crisis económica causada por la pandemia de la covid, la alta edad media de los funcionarios y las consecuencias de la recesión de 2008 han contribuido al aumento de opositores en las academias de Vigo

nnn En época de crisis, con las cifras del paro subiendo y cientos de miles de personas todavía pendientes de lo que pasará con los ERTE, la única forma de encontrar estabilidad laboral son las oposiciones. Es por esto por lo que, durante este verano, las academias que ayudan a preparar estas pruebas en Vigo han notado un aumento en las matriculaciones para aspirar a ocupar una plaza de empleo público. Explica Felipe Garrido, uno de los administradores de la academia Formación y Empleo Público, que se especializa en las oposiciones de grupo C1 y C2, que “ya antes del covid era una época buena para opositar. Y ahora se está animando más gente. Siempre que hay un bajón en el sector privado, la gente tiende al empleo público”.
Las causas detrás de este nuevo “boom” de las oposiciones se explican, en gran medida, con la actual situación de crisis. “La gente lo ve todo muy complicado ahora”, comenta José Pérez, director de la academia C-Formación. Pero la otra gran explicación tras este fenómeno se encuentra del lado de la administración pública, y es que la edad media de los funcionarios es bastante alta (se calculaba el año pasado que estaba cerca de los 52 años) y, como apunta Garrido, “hay una generación de funcionarios que se jubila en breves”, por lo que se espera que la oferta de plazas públicas durante los siguientes años sea buena. A esta circunstancia hay que añadirle las consecuencias del parón de contrataciones en el sector público a raíz de la anterior crisis. Como explica José Pérez, “hubo cinco años en los que no sacaron plazas, por lo que ahora tienen que reponerlos y a mayores incorporar más gente por las jubilaciones”. De este modo, las previsiones de oferta pública a medio plazo son más que halagüeñas, pues también se prevé que haya un número generoso de plazas para la Xunta y en el Sergas. Puntualiza Cristina Cid, jefa de estudios de la academia Postal 3, que se prevé que salgan “casi de manera inmediata”, por lo que seguirían los presupuestos del pasado año y la cantidad de la oferta no se vería afectada por la actual situación de crisis a causa del covid.
Agosto, por lo general, es el mes más parado para las academias que ayudan a preparar las oposiciones, pero este verano centros como C-Formación notaron un aumento de entre el 20 y el 25 por ciento en los alumnos que se apuntan para opositar. 
Pero no sólo ha aumentado el ritmo de las matriculaciones, sino también la edad media de estos. Felipe Garrido explica que “lo hemos notado, aunque siempre ha habido opositores de todas las edades”. Por su parte, José Perez espera que “de aquí a final de año aumente el número de gente que se matricule, sobre todo mayores de 45 años que se queda en el paro y va a tener problemas para encontrar trabajo con condiciones similares a las que tenía”. Esta tendencia se viene arrastrando, según argumenta Cid, desde la anterior crisis: “Antes sólo opositaba gente joven y ahora, menos en oposiciones concretas como Policía o Guardia Civil, hay perfiles en todas desde los 20 hasta los 50 años largos". Y se espera que siga así si se alarga la crisis.
Como en todas partes, las academias se han tenido que adaptar a la normativa antiCovid, por lo que esta explosión de nuevos matriculados la han tenido que sofocar con las clases online. "Nosotros sólo podemos tener seis u ocho alumnos en las clases presenciales, por lo que nuestra formación es al 80 por ciento por internet. Es más cómodo para algunos de nuestros alumnos, que son de los alrededores de la ciudad, porque pueden interactuar con el docente y consultar las clases durante 15 días en la plataforma", comenta José Pérez. Por otra parte, en Formación y Empleo Público, expresa Felipe Garrido que sus alumnos prefieren el método presencial, pues en su caso "es más individualizado".

Opositar es una carrera de fondo

María Gómez tiene 40 años y lleva desde el verano pasado preparando oposiciones en Formación y Empleo Público para la plaza de auxiliar administrativo. "Estoy centrada en los ayuntamientos del área de Vigo, pero también están la Diputación y la Universidad, aunque estas son algo más difíciles", declara. 
A María la crisis de la covid ya la pilló en paro y opositando; sin embargo, sufrió en sus carnes la crisis de 2008 : “estaba fija pero hubo recorte de personal y me tocó a mí”, comenta. Desde entonces, encadenó empleos temporales y el verano pasado decidió aprovechar sus dos años de paro para empezar a opositar. Busca estabilidad laboral, “ahora todavía más con la crisis”. 
Una de sus mayores motivaciones son las condiciones laborales que la oferta de empleo en el sector público ofrece: “tengo amigas funcionarias y veo las condiciones que tienen y eso me motiva un poco”, argumenta. Aunque se le está haciendo duro, confiesa que lo tiene un poco más fácil porque no está trabajando y puede centrar todos sus esfuerzos en ello: “hay gente aquí que estudia y trabaja a la vez y eso tiene que ser mucho más duro”. Cada día trata de dedicarle un par de horas porque "lo necesito". 
Recientemente, María se ha presentado a una convocatoria que logró aprobar pero sin conseguir plaza: “Compites con mucha gente”, dice resignada, pero sin perder el ánimo y la sonrisa. “Es una carrera de fondo”.

Comentarios