Nuevos aires para La Artística

La nave de La Artística, donde solo queda fachada y muros.
photo_camera La nave de La Artística, donde solo queda fachada y muros.
Varias asociaciones de la ciudad piden recuperar la antigua fábrica para la construcción de vivienda, plazas públicas, un club de jubilados o la Biblioteca Pública del Estado

Varias asociaciones locales, entre las que se encuentran  A. C. As da Industria, A. V. Curva de San Gregorio, Asociación de comerciantes Barxa de Buíde, Defensa Parque García Picher, Amigas das árbores Vigo, Vigo Baleiro y Newt Crafts han solicitado que la vieja fábrica de La Artística, actualmente abandonada y en mal estado, sea reactivada para aprovechar su espacio ante la inminente aprobación del PGOM. 

Varios son los usos planteados para esta amplia localización. El más importante sería crear una gran plaza pública para dinamizar el espacio, así como la realización de pisos conservando las fachadas más características. También inciden en la construcción de la Biblioteca Pública del Estado, debido a la falta de espacios de estudio ubicados por esa zona, lejos de la UVigo, la UNED y el IES Politécnico. En el antiguo Talleres Alonarti se pide que se mantenga el depósito, dedicando el espacio restante a la creación de un local para el asocianismo vecinal. Otras zonas de oficinas antiguas y laboratorias quedarán diseñados para usos sociales, incluyendo una escuela infantil o un club de jubilados. En total son 17.624 metros cuadrados.

Esta petición se suma a las ya registradas antaño. En la ficha municipal de Urbanismo se planteó la realización de hasta 200 pisos y la construcción de un centro comercial de grandes dimensiones. La Artística tiene una larga historia que se remonta a principios de los años 30, cuando la demanda de envases era muy importante no solo para la conserva, sino también para la industria farmacéutica, aunque no sería hasta los años 50 cuando comenzó su expansión con Eugenio Fadrique y los Talleres Mecánicos Alonarti, que producía 60 latas al minuto. En los 70 se renovó la maquinaria y llegó un contrato con la empresa Carnaud-Vigo. Esta nueva fusión llevaría el nombre de Artiscar, S.A. En 1994 fue adquirida por la multinacional alemana "Altana" y se trasladó a A Granxa en Porriño. Entonces llegaría el cierre y la posterior ruina total del edificio.

Te puede interesar