Atlántico

VIGO

“No nos cansamos de repetir que la mejor prevención es la vida saludable”

Desde la Unidad de Mama no se cansan de repetir que es fundamental cambiar los estilos de vida para prevenir el cáncer. “La prevención primaria es importantísima: la dieta sana, dejar alcohol y tabaco, hacer ejercicio, todo eso es lo que más nos cuesta y es decisivo en muchos casos.

La doctora Mallo es la responsable de la Unidad de Mama del Chuvi.
La doctora Mallo es la responsable de la Unidad de Mama del Chuvi.
“No nos cansamos de repetir que la mejor prevención es la vida saludable”

La prevención secundaria consiste en hacer las mamografías periódicamente a través del programa o cuando tienes un síntoma”, explica la doctora Mallo. Una persona que no lleve un estilo de vida saludable tiene entre 1,5 y 2,5 veces más de probabilidad de tener un cáncer de mama que otra de su misma edad sin esos factores de riesgo, apunta. 
El cáncer de mama sigue siendo el tumor más prevalente en las mujeres occidentales, pero ya no es su primera causa de muerte. Aumentan las curaciones y la supervivencia. ¿Cómo se ha logrado?
La doctora Mallo señala que además de las mamografías, que mejoraron técnicamente y permiten detectar los tumores de forma precoz, el gran avance que se está produciendo ahora son los tratamientos personalizados a medida de cada paciente. Otro de los grandes logros recientes es aplicar el tratamiento neoadyuvante, que consiste en suministrar fármacos al paciente antes de la cirugía para reducir al máximo su tumor. Esto redujo hasta un 40% las mastectomías y en algunos casos se ha conseguido que no quede absolutamente ninguna célula tumoral ni en la mama ni en la axila.
De cara al futuro, lo esperado es una mejora en las técnicas de diagnóstico por imagen, el avance en el desarrollo de fármacos cada vez más personalizados, la incorporación de expertos en bioinformática para mejorar la interpretación de las muestras del tumor y llegar a convertir la metástasis del cáncer en una enfermedad crónica, una dolencia que no se cura pero con la que se puede vivir muchos años.
En Vigo tienen a día de hoy todos los procedimientos diagnósticos y los tratamientos. Cuentan con un mamógrafo con tomosíntesis que aumentan hasta en  un 15% la detección del cáncer de mama. A mayores, la Unidad tiene acuerdos para derivar pacientes a Psicología (“muchas mujeres no van hasta el final, pero es bueno que busquen apoyo desde el principio”), con Psiquiatría y para la preservación de la fertilidad en pacientes jóvenes, así como una consulta de enfermería de dermopigmentación.