La ciudad triplica el número de horas permitidas de altas concentraciones de gases

El nivel de óxido de nitrógeno en Vigo cuestiona la calidad del aire

Vigo sólo cuenta con una estación de medición. foto: landin-
Las mediciones de la calidad del aire realizadas por la Xunta de Galicia en los últimos tres meses en la ciudad indican una concentración de gases de óxidos de nitrógeno durante más tiempo del permitido por la Unión Europea, que lo sitúa en 18 horas con un nivel de 220 microgramos por metro cúbico en el aire.
Las mediciones de la calidad del aire realizadas por la Xunta de Galicia en los últimos tres meses en la ciudad indican una concentración de gases de óxidos de nitrógeno durante más tiempo del permitido por la Unión Europea, que lo sitúa en 18 horas con un nivel de 220 microgramos por metro cúbico en el aire. Así lo determina el biólogo Ramón Varela y Adega en su último informe, donde informa que en todas las áreas urbanas de Galicia se superaron este año los límites establecidos. Así, entre el 26 de agosto y el 1 de diciembre, la máxima en Vigo fue de 404,75 microgramos por metro cúbico (casi el doble permitido) el 4 de noviembre, manteniendo esta concentración en el aire desde las 22 horas. Según los datos sanitarios presentados en este estudio, ‘estos compuestos son altamente tóxicos para la salud y pueden causar daños pulmonares graves; en cuanto a las consecuencias en el Medio Ambiente, estos gases actúan como reductores del PH y defoliantes, formando parte de la lluvia ácida, causando la acidificación del suelo y contribuyendo al incremento del ozono. El origen de estas concentraciones está en las emisiones industriales, en el tráfico y en la calefacciones. En el caso de Vigo, no está claro el motivo de estos altos niveles. En principio, no hay en la ciudad ninguna de las grandes fábricas emisoras, aunque ‘sus efectos pueden estar más diluidos’, afirmó Ramón Varela, quien también puntualizó que las emisiones de gases pueden llegar a producirse hasta cientos de kilómetros de distancia donde se detectan. Así, el biólogo y la asociación ecologista reclamaron que la toma de responsabilidades que le corresponde a cada uno: la Xunta controlando a la industria; el Concello cuidando el buen funcionamientos de los edificios públicos, así como la emisión en los medios de transporte, y por último, la concienciación de los ciudadanos, por ejemplo, a la hora de controlar sus sistemas de calefacción, pues tal y como afirmó Varela, ‘una caldera revisada cada siete años contamina mucho más que una que se controla cada dos años’. Pero el catedrático en Biología consideró que ‘las políticas actuales no están dirigidas a frenar estas situaciones. La estación de medición local se encuentra en el colegio Hogar, en la avenida de Madrid, donde cada día analiza la calidad del aire. Para Varela también es significativo que esta ciudad, con la mayor densidad poblacional e industrial de Galicia, tenga sólo una unidad de medición, mientras otras localidades como A Coruña o Santiago tienen dos. ‘Por lógica comparativa si a Compostela le corresponden dos, Vigo debiera tener seis’, sostuvo el biólogo, quien destacó que en toda la comunidad autónoma sólo tenga nueve estaciones frente a las 72 de Euskadio las 68 de Cataluña.

Te puede interesar