Atlántico

VIGO

El Náutico prevé pagar 800.000 euros en 10 años y ser solvente

El club vigués plantea iniciar una nueva etapa tras superar el concurso de acreedores
El centenario Real Club Náutico cuenta en la actualidad con 3.000 socios.
El centenario Real Club Náutico cuenta en la actualidad con 3.000 socios.
El Náutico prevé pagar 800.000 euros en 10 años y ser solvente

 El próximo 30 de octubre, a las 9,30 y en los juzgados vigueses, será la hora y el día H para el Real Club Náutico, el momento en el que tendrá la posibilidad de librarse de la deuda que le persigue desde hace años y que ha estado a punto de llevar a la histórica entidad a su desaparición. 
Tres años después de que solicitara el concurso de acreedores, la entidad inicia la que debería ser su recta final para abrir una nueva etapa con la convocatoria de la junta de acreedores convocada por el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Vigo a petición del propio Náutico. La situación es sencilla: el club deportivo vigués mantiene una deuda de más de 5 millones de euros con organismos públicos y privados y necesita el visto bueno del 85 por ciento de los acreedores para aprobar un convenio que anule algunas deudas y fije un orden de pagos.
El presidente del Real Club Náutico, Rafael Tapias, está tranquilo y confiado. “En principio, mi opinión es que está arreglado, estamos ultimando con Abanca, que es lo más complicado, y bueno hay mucho que pelear ahí, pero va bien”, explicaba. 
Señala Tapias que su propuesta pasa por conseguir que la deuda ordinaria, que supone algo más de tres millones de euros, tenga una quita -reducción- del 70 por ciento y pagar lo que se fije en el convenio en 10 años, que serían unos 800.000 euros. "Tenemos que tener más de 65 a favor del acuerdo", recuerda. Son algo más de tres millones los que el Náutico debe reducir y dejar en unos 800.000 euro a devolver de forma cómoda. Además, hay otros 1,5 millones de euros de deuda de obligada devolución con Hacienda, el Concello y la Autoridad Portuaria y también una parte de Abanca, la garantía hipotecaria, que no puede reducirse.
En la asamblea general ordinaria de mayo la actual directiva ya anunció la posible salida del concurso. El equipo de Rafael Tapias consiguió entonces sacar adelante las cuentas de 2018 con un superávit de 84.000 euros y el presupuesto de este año es similar al del ejercicio anterior, unos 3,1 millones de euros, sin pérdidas ni ganancias.
El Juzgado de lo Mercantil declaró el concurso voluntario de acreedores al club en noviembre de 2016. La sociedad deportiva contaba con cerca de un centenar de acreedores entre Abanca, Autoridad Portuaria, Concello de Vigo o Nigrán o la Tesorería de la Seguridad Social.
Tras el informe del administrador concursal, la sociedad recurrió  créditos con los que no estaban de acuerdo. Resueltos los asuntos judiciales, el club siguió con la agenda rumbo al 30 de octubre.
El Náutico ya tiene planes para el día después de lograr el esperado visto bueno del concurso. "Tras salir de la deuda tenemos líneas claras de negocio con la hostelería y puerto deportivo", concreta Rafael Tapias, quien insiste en la viabilidad del club “donde pasamos de perder dinero a ganar, y ahí vamos a incidir porque es donde más rápidamente recuperemos inversiones”. Destaca que crecen en socios, “tras la caída criminal que sufrimos”, y que en estos últimos ejercicios han aumentado la masa hasta unos 3.000 carnés, una cifra que se considera adecuada y superior a otras entidades locales similares. n