Vigo

Mujeres del cine piden la palabra

Vigo

vigo

Mujeres del cine piden la palabra

Los premiados de la última edición del festival Primavera de cine
photo_camera Los premiados de la última edición del festival Primavera de cine

Desde la invisibilidad al protagonismo femenino, Renata Otero y Xisela Franco reflexionaron sobre la cuestión de género  en el audiovisual gallego invitadas por el festival Primavera de Cine, que se clausuró ayer

 La historiadora del arte, Renata Otero y la cineasta Xisela Franco unen impresiones para trazar un retrato de la huella femenina en el audivisual gallego. Ayer, a las 11.30 horas, inauguraron “Galegas de Cine”, en el auditorio del Marco, la nueva sección de Primavera de Cine.
“Me llamó la atención lo mal documentada que está este tema, las fuentes no están contrastadas y la investigación resultó muy díficil porque acabaron siendo invisibles, se entierra su labor”. Con esta sensación finalizó Renata su acercamiento a las profesionales nacidas entre 1875 y 1975: “Encontré más de cien nombres, casi la mitad eran actrices, pero también hay productoras muy potentes, directoras o directoras artísticas”.
Le impactó especialmente el caso de la coruñesa María Sol Molares que llegó a dirigir “La Vanguardia” en 1936: “Escribió una de las historias del cine más completas del momento y casi no hay referencias sobre ella”.
Si bien en la radiografía del sector, Renata apenas encontró propietarias de sala de proyección, “las que hay aparecen como viudas, hijas, mujeres de o solo nombradas por su apellido”, ni operadoras de cámara, sí encontró numerosas ‘freelance’ que realizaban un corto, responsabilizándose de todas las funciones.
El cambio surgió con la aparición de las escuelas de cine en Galicia: “Con la apertura de los centros de formación tanto privados como públicos hubo una explosiión de mujeres en el audiovisual, es la generación de los treinta y tantos; domina un discurso personal en sus obras, como Zaza Ceballos y la serie de documentales sobre mujeres destacadas del siglo XIX, aunque algunas optan por el cine comercial como Vaca Films, una de las productoras más potentes, dirigida al 50 por ciento por una mujer, Emma Lustres”.
Renata Otero reconoce la existencia de un techo de cristal, pero también reconoce una autolimitación por parte de las mujeres: “Asumimos el papel que nos otorga o patriarcado, haciendo un parón con el tema de la maternidad o de la cultura del cuidado; en parte es un problema de autoestima”.
Cineasta, de la generación del Novo Cinema Galego, Xisela Franco tomó el testigo a Renata. Coordinó el proyecto, financiado por la Deputación de Pontevedra, “Cinema e muller”, primer mapeo de las creadoras del audiovisual en la provincia y “Visións”, un filme conformado por diez cortos de diez de estas profesionales. En su intervención hace un salto en el tiempo para centrarse en la producción de trabajos autobiográficos de los últimos años en Galicia: “Es un movimiento permanente en el cine gallego, integrado por directoras que somos conscientes de lo que nos une, somos cineastas que nos movemos en los márgenes, con los medios que tenemos”. Lo contextualiza entorno a festivales como Playdoc de Tui, S8 de Coruña o Curtocircuito de Santiago. Helena Girón, Jaione Camborda, Sandra Sánchez, Anxos Fazáns, Area Erina o Bego Santiago están en este grupo.
“Existe una tradición que vincula el cine feminista al cine autobiográfico, igual que entre el documental y el feminismo, a las mujeres siempre les fue más fácil hacer cine sin grandes medios de producción que no escapase de  esa subjetividad”. Sin embargo, Xisela considera que las cosas están cambiando: “Ya se habla de una cuarta ola de feminismo, hay que canalizar toda esta energía y que no se quede en una moda”.
Por el hecho se ser mujer, Xisela asume que le resulte más complicado llegar lejos: “Es más difícil acumular logros y ser respetada en una profesión masculinizada”.
Considera que “cuando las mujeres nos contamos las historias, las nuestras, vamos a salir mejor paradas”. 
Xisela es optimista con respecto al reconocimiento de la mujer en el cine. “Falta mucho por hacer y aún es necesario construir un millón de historias que ayuden a afirmar nustra identidad, que narren nuestra propia historia”, afirma.

Los premiados de la última edición del festival Primavera de cine

El festival otorgó ayer los galardones a los mejores cortometrajes y largometrajes lusófonos, gallegos y de animación para finalizar esta variada edición: ''Narrativas de um crime" (mejor corto lusófono), ''Beautiful Boy'' (corto gallego), "Entre sombras"  (animación), "Chuva é cantoria na aldeia dos mortos" (mejor largometraje lusófono para el público), "Alva" (largometraje lusófono favorito del jurado), "La felicidad de los perros" (mejor largo gallego para público y jurado) y "Deslembro" (mención especial del jurado). 

Más en Vigo
Comentarios