Vigo

Muertes sin duelo, entierros exprés y "minivelatorios"

Vigo

VIGO

Muertes sin duelo, entierros exprés y "minivelatorios"

El cementerio de Pereiró, cerrado por la mañana
photo_cameraEl cementerio de Pereiró, cerrado por la mañana
Las nuevas medidas de prevención para funerarias impiden preparar los cadáveres
nnn Velación y actos en la más estricta intimidad es la premisa común en todas las esquelas de Vigo desde que se decretó el estado de alarma y se pusieron en marcha las primeras restricciones mortuorias frente al contagio del coronavirus.  Las medidas adoptadas por las funerarias, debido al elevado riesgo en este ámbito,  se intensificaron ayer  con la publicación en el Diario Oficial de Galicia de las nuevas directrices de carácter extraordinario para el tratamiento de cadáveres  y la actividad de los tanatorios, acordadas tras las conversaciones entre Xunta y representantes del sector.
      Tras aprobarse incineraciones o enterramientos "exprés", que permiten llevarse a cabo sin tener que esperar las 24 horas desde el fallecimiento, a partir de ahora, los cadáveres tampoco podrán ser embalsamados ni conservados temporalmente, permitiéndose su refrigeración hasta la conducción final. Pero además, tampoco podrán llevarse a cabo labores de preparación o acondicionamiento del cuerpo, aunque la causa de la muerte no sea de coronavirus. La nueva normativa urgente suspende la tanatoestética  y establece para el acondicionamiento del cuerpo, la utilización de una bolsa sanitaria estanca que será desinfectada o en caso de no disponer de dicha bolsa,  un doble sudario de plástico,  que también tendrá que ser pulverizado para su desinfección, al igual que el féretro, una vez se introduzca  en él el cadáver. El duelo queda suprimido, también las condolencias y se limita el velatorio a un máximo de ocho personas  que deben permanecer a una distancia de dos metros, mientras que la comitiva para entierros pasa de 25 a 20 personas y se cierran las cafeterías.  Los familiares no podrán recibir abrazos, besos  ni contacto físico como prueba de acompañamiento en los momentos más difíciles y se aplazan los funerales.
    Fuentes del sector aseguraron que la mayoría de familiares opta en estos momentos  por la incineración y ayer, en Vigo, en  las salas de velación de los tanatorios  apenas había una o dos personas, una estampa muy diferente a la habitual.  Las mismas fuentes explicaban que pese a la dureza de las medidas en un momento tan delicado, primaba el respeto y la comprensión.
     Las licencias de enterramiento son consideradas servicios esenciales en los juzgados, prácticamente paralizadas. Las medidas extraordinarias permiten la inscripción en el Registro Civil y expedición de licencia sin que transcurran 24 horas desde el fallecimiento.n

Más en Vigo
Comentarios