Atlántico

VIGO

El mosaico arquitectónico local fascina a los artistas austríacos

“Expedición permanente” muestra en el Marco el resultado de una semana de creación

“Expedición permanente” toma forma en el vestíbulo del Museo de Arte Contemporáneo.
“Expedición permanente” toma forma en el vestíbulo del Museo de Arte Contemporáneo.
El mosaico arquitectónico local fascina a los artistas austríacos

Los diez artistas austríacos que participan en la residencia creativa Expedición permanente, finalizaron ayer la primera parte del proyecto. Durante una semana se empaparon de viguismo, se perdieron en las calles de la ciudad y conocieron sus lugares emblemáticos, en la búsqueda de una inspiración que guiase su producción. “Pasamos mucha tensión porque disponíamos de muy poco tiempo y la comunicación en inglés es difícil en Vigo, al igual que en el resto de España”, señala Enrique Tomás, el único hispanohablante de la expedición. 
Los austríacos viajaron en “Vitrasa”, descubrieron el carajillo y se aficionaron a los pimientos de Padrón, pero lo que más le impresionó de esta ciudad desde un primer momento fue la su construcción, tal y como indica Tomás: “La ausencia de planificación urbanística y el mosaico arquitectónico nos fascinó”. Un impacto que seguro se reflejará en obras futuras.
Ayer descubrieron el resultado de su primera reflexión sobre Vigo a través del arte, que ya se puede ver en el vestíbulo del Museo de Arte Contemporánea.
Las piezas más significativas pasan por la reinterpretación de los fuegos de Bouzas a través de imágenes y sonidos distorsionados. También audiovisual es la recreación de los primeros documentales de la Ría realizados por el cámara de Jacques Cousteau se logró a través de fotografías submarinas tomadas por una Nikon de los ochenta y reveladas en analógico por un fotógrafo “de los de antes”. El colectivo ekw 14,90 reinterpretó la estancia de cuatro años en la ciudad de la prima de uno de ellos. Trabajó en Citroën, por lo que a modo de Art Book recogen la problemática laboral que se vive en la factoría, combinado con todo un universo donde mezclan realidad y ficción. “Oculta la identidad de los protagonistas para facilitar al espectador el montaje de su propia historia”, afirma Tomás. 
Todas ellas son propuestas donde invitan a descubrir la conexión entre la ciudad y su interpretación a través de los ojos de diez austríacos.n