Vigo

Miles de controles, cuatro sanciones

Vigo

LUCHA CONTRA EL CORONAVIRUS

Miles de controles, cuatro sanciones

Un control de la Policía Local en la entrada de la autopista en la calle Buenos Aires, uno de los puntos "calientes" ayer.
photo_camera Un control de la Policía Local en la entrada de la autopista en la calle Buenos Aires, uno de los puntos "calientes" ayer.
La vigilancia se relajo en las entradas y salidas de la ciudad, aunque se mantuvo visible en los puntos clave, mientras mercados y cafeterías mostraron la nueva situación tras el cierre perimetral de la ciudad

Las primeras 30 horas del cierre perimetral de Vigo se saldaron con más de un millar de controles, pero sólo cuatro propuestas de sanción. En concreto, tan sólo los agentes de la Policía Local pararon a 812 vehículos en las últimas horas, ordenando a 43 que dieran la vuelta al no tener motivos para entrar en Vigo, en tanto que a cuatro se les multó al estar ya en la ciudad y dos más por no llevar mascarillas puestas. En todo caso, la vigilancia en las salidas de Vigo, un amplio dispositivo montado por Policía Local, Nacional y Guardia Civil, dejó como imagen más impactante largas colas en la avenida de Madrid, en Lepanto y también en la rotonda de Prado, en el límite entre Vigo y Nigrán. No obstante, no fue igual la presión el viernes, mucho más intensa, con retenciones en varios puntos, que ayer sábado, mucho menor, con la autopista como principal punto de vigilancia, menos intensiva. 
Según confirmaba ayer Abel Caballero los controles coordinados de los tres cuerpos en cumplimiento de la orden de la Xunta permitieron parar cientos de vehículos, pero en la mayoría de los casos sin imponer sanciones. Según precisó, durante la mañana de ayer, a primera hora, se controlaron 75 vehículos y todos cumplían las normas para entrar y salir, citando para ello sobre todo cuestiones labores, en especial trabajadores de PSA que llegaban para el turno, o al puerto. También se hicieron controles estáticos y dinámicos todo el día. Aprovechó para poner el acento en las visitas a los cementerios y en el cumplimiento estricto de las normas, limitando las reuniones a las personas convivientes, y con la prohibición expresa al menos hasta el martes de entrar y salir de la ciudad. "Nos va la vida en ello, sin descuidos ni confianzas excesivas", indicó el alcalde, quien reclamó de nuevo a la Consellería de Sanidade realizar más pruebas PCR, ahora en torno a 2.000 al día.

Comentarios