Atlántico

Tres meses de cárcel para los directivos de un club cannábico

El fallo les considera autores de un delito contra la salud pública al permitir sacar del local el hachís y la marihuana dispensada a los socios
Imágenes de las sustancias intervenidas en el operativo que también se extendió a otros clubes en 2017
Imágenes de las sustancias intervenidas en el operativo que también se extendió a otros clubes en 2017
Tres meses de cárcel para los directivos de un club cannábico
nn n El presidente, el secretario, el vocal y el tesorero de una asociación  cannábica de Vigo aceptaron ayer sendas condenas de tres meses de cárcel así como el pago de una multa de 250 euros por un delito contra la salud pública. 
Los cuatro acusados admitieron haber permitido sacar fuera del local la marihuana y el hachís que proporcionaban a sus socios  previo pago de un importe y asumieron, en una vista de conformidad, celebrada ayer en el Juzgado de lo Penal 1 de Vigo,  la rebaja de la pena inicial que el Fiscal situaba en 5 meses de cárcel y  multa de 495 euros. Además, el juzgado acordó la suspensión de la ejecución de la pena.
Los hechos que acabaron con la junta directiva de este club de cannabis  en el banquillo tuvieron lugar a finales de 2016. El grupo Udev-3 Drogas del Cuerpo Nacional de Policía, comisionado por la Fiscalía Especial Antidroga, llevó a cabo una investigación para comprobar el cumplimiento de los objetivos de dicha asociación. Éstos, según sus estatutos, eran los de informar a los socios de cuestiones sobre el estudio del cáñamo, sus aplicaciones terapéuticas, además de la defensa de sus asociados ante cualquier  actuación de la administración pública, evitar el peligro para la salud de sus usuarios inherente al mercado ilegal de cannabis, contemplando el “consumo compartido” del cáñamo por las personas usuarias, exigiéndose que la entrega de sustancias, además de realizarse sin contraprestación económica, “determine su consumo inmediato en presencia de quien la hace”.
Durante la vigilancia, la Policía detectó que se vendían las sustancias y no se consumían en el interior. Además, comprobaron que la asociación carecía de la correspondiente autorización para el cultivo, manipulación y tenencia de cannabis.n