Atlántico

VIGO

El mercado del Progreso abrirá con cuatro años de retraso

La inauguración se prevé para el próximo abril tras un sobrecoste del 60 por ciento

El mercado del Progreso, tal y como  se encuentra a día de hoy.
El mercado del Progreso, tal y como se encuentra a día de hoy.
El mercado del Progreso abrirá con cuatro años de retraso

La obra del mercado de Progreso se inició en 2010 con un plazo de  ejecución de 13 meses y todavía no ha concluido, no antes de abril en todo caso. Además, acumula  un sobrecoste de un 60 por ciento respecto al presupuesto inicial de 3,1 millones de euros hasta llegar a cinco millones. Este hecho fue señalado ayer por el concejal del PP José Luis Álvarez, quien recordó que el retraso en la realización de la obra ha afectado de forma directa a 54 vendedores, que desarrollan su actividad, desde finales de 2010, en galpones provisionales. E indirectamente ha influido en los miles de clientes que acudían al mercado del centro de la ciudad, y cuyo número ha descendido de forma considerable.
Álvarez expuso que en agosto de 2012, “cuando la obra ya debía haber terminado” se aprobó un modificado del proyecto. “Un año después, en junio de 2013, se redactó el proyecto de un segundo modificado, que los arquitectos municipales tasaron en 800.000 euros y que los técnicos de la obra cifraron en 1,6 millones. Un proyecto que se dejó sin efecto en julio de 2014, otro año más tarde”, subrayó.
En medio de este proceso, en el que la obra estuvo paralizada, se autorizó, en mayo de 2014, la redacción de otro proyecto, que se aprobó con un presupuesto de 1,2 millones de euros. “Fue entonces cuando hubo problemas con la adjudicataria, que por diversas razones no pudo seguir con la obra”, añadió Álvarez. Esta circunstancia obligó sacar a concurso la ejecución de la segunda fase, en noviembre de 2014, que se adjudicó a una nueva empresa por un importe de 830.000 euros y un periodo de ejecución de tres meses.
Álvarez criticó que “el alcalde, por sus intereses electoralistas, ha retrasado la obra para que su inauguración coincida en vísperas de las municipales; es inadmisible que lo haya hecho, anteponiendo el afán electoralista al bien común de vendedores y de clientes”.
El proyecto de reforma se aprobó el año 2010 con el bipartito, y cuyas obras se iniciaron en 2011, ya con el actual gobierno en minoría. “Los vendedores fueron realojados en un galpón provisional en la superficie de la plaza, donde todavía permanecen. “El Concello ha soportado, desde el inicio de la obra hasta finales de 2014 los costes por la gestión directa del mercado, que se han cifrado en 1,1 millones más”, amplió el concejal. José Luis Álvarez enfatizó que “aún sin terminar la obra, lo que iba a durar un año y un mes se ha convertido en cinco años; y lo que iba a costar 3,1 millones, ha pasado a 5 millones”.