Atlántico

EL ALUVIÓN DE URGENCIAS, QUE SE INCREMENTARON UN 25%, PROVOCÓ LARGAS ESPERAS Y QUE EL SERGAS TUVIERA QUE DESVIAR A OTROS HOSPITALES, INCLUYENDO A LA CLÍNICA FÁTIMA.

El Meixoeiro deja 30 pacientes en los pasillos al faltar camas

La saturación del servicio de Urgencias del Meixoeiro provocó que al menos 30 personas pendientes des ingreso tuvieran que permanecer en una camilla en los pasillos durante buena parte del día ante la falta de camas libres en el hospital.
El Meixoeiro deja 30 pacientes en los pasillos al faltar camas
Una situación, según reconocieron fuentes del Sergas, derivada de un incremento brusco de la atención por infecciones respiratorias a causa de la ola de frío que afectó sobre todo a personas de edad avanzada del rural metropolitano a los que sus problemas crónicos se les agravaron.

El otro centro sanitario de referencia en el área de Vigo, el Xeral, soportó mejor el aluvión de pacientes por su perfil más urbano, aunque también hubo colas y largas esperas.

Ayer, a las seis de la tarde, todavía había 14 personas a la espera de una cama libre en el Meixoeiro, mientras la gerencia del complejo trataba de buscar hueco acelerando las intervenciones que no necesitaban hospitalización. Además, ante la demanda creciente el Sergas decidió echar mano de sus convenios con otros centros privados, derivando usuarios a la Clínica Fátima, privada. Además, otras personas fueron trasladadas al Nicolás Peña, de titular pública, donde había camas.

El número de urgencias atendidas en el Meixoeiro alcanzó las 228 durante la jornada del lunes, siendo la media de 180, un incremento del 25 por ciento. Además, según las cifras del Sergas, también creció el número de personas que necesitaron hospitalización, un 18 por ciento de todos los que llegaron a los 'boxes' del hospital, frente a una media del 12 por ciento. En la suma del Xeral y el Meixoeiro el número de pacientes que pasaron por Urgencias alcanzó los 600, frente a una media de 530 por día.

Fuentes del Sergas mantuvieron que la situación es conocida por la gerencia, que ha montado un dispositivo para agilizar las altas y bajas para tener habitaciones libres para los nuevos ingresos. En cuanto a las operaciones, se mantiene el ritmo, tratando de priorizar a las personas con cirugía ambulatoria.

'Tuvimos que esperar 24 horas'

Las colas y las quejas se repitieron durante el día de ayer, igual que el lunes, con un llenazo absoluto en todos los pasillos de Urgencias del Meixoeiro y largas esperas que se prolongaban con normalidad durante seis y más horas. Como pudo comprobar este diario, todavía había varios pacientes en camillas a la espera de que hubiera una cama libre.
Una de las afectadas explicó que había entrado a las cuatro de la tarde con su marido, y que no fue atendido hasta las diez. A esa hora se decidió su hospitalización, pero tuvo que pasar toda la noche y la mañana en los pasillos. Casi 24 horas después de entrar en el hospital llegaba una habitación libre .
En la Consellería de Sanidad se insistió en lo excepcional de la situación y en que todos los medios estaban siendo utilizados.