ANIVERSARIO CÍRCULO DE EMPRESARIOS

Escotet recibió la Medalla de Oro del Círculo, que dedicó al equipo de Abanca

En su discurso ante los empresarios dijo que "son los pequeños acontecimientos los que cambian las cosas"

El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, con el de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo tras la imposición de la medalla.
El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, con el de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo tras la imposición de la medalla.
Escotet recibió la Medalla de Oro del Círculo, que dedicó al equipo de Abanca

 El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, recibió ayer la Medalla de Oro del Círculo de Empresarios de Galicia, que cumple 25 años. Escotet, que recibió la distinción de manos del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, expresó en su discurso su "verdadera gratitud" a la junta directiva del Círculo por "un reconocimiento que me honra por la institución que lo otorga y por los propósitos que estimularon su creación". En este sentido quiso señalar que esta distinción no puede reconocer el trabajo de una única persona, sino que "es posible gracias al incansable trabajo y a la gran implicación de todo el equipo que forma parte de Abanca".


Juan Carlos Escotet empezó su intervención contando la historia de Paulino de Nola, de mediados del siglo IV, que antes de convertirse al cristianismo era Poncio Ancio Meropio y que se hizo sacerdote, lo que le sirvió para introducir el tema de la responsabilidad de las organizaciones y las personas, frente a "los que insisten en la desunión y en la conflictividad".
En este contexto consideró que "a los empresarios corresponde preguntarnos en qué consiste nuestro deber hoy y en los próximos tiempos". Concluyó que "nos corresponde estar con quienes han sido víctimas de ciertos dirigentes capaces de dar al traste con toda una economía". Concluyó que "son las acciones concretas, los pequeños acontecimientos los que cambian el estado de las cosas en el mundo", dijo.


El presidente del Círculo de Empresarios de Galicia, Juan Güell, que se despidió ayer señalando que era su último acto de aniversario como presidente, definió a Juan Carlos Escotet como un "empresario con mayúsculas, que creyó en nosotros y se comprometió con esta tierra". Pero "es también un empresario con alma, con corazón", subrayó Güell, que apuntó que "es quizá esa mezcla de visión y corazón lo que lo trajo hace cinco años a nuestra tierra, para apostar por Galicia" y en un solo año logró transmutar la crítica situación de Novagalicia Banco para convertirla en una de las entidades más solventes.  Juan Güell admitió que la última crisis a punto estuvo de llevarse por delante la institución que preside, pero se reiteró en su convencimiento de que "solo una sociedad civil fuerte es verdadera garantía de democracia".


Juan Güell quiso agradecer especialmente el trabajo de dos expresidentes, por un lado Javier Garrido y por otro José Manuel Fernández Alvariño, del que dijo "tuvimos diferencias pero nunca una batalla" sobre la organización de la sociedad.