La peña 'Los simpáticos' cumple 52 años de existencia organizando una cena de confraternización. Su sede, en el bar 'Brújula' de O Calvario, es un museo de trofeos de más de medio siglo cantando las cuarenta po

Más de medio siglo de simpatía

Modesto González, José Agulla, 'Pucho', y Roberto Otero.
Hace más de medio siglo que un grupo de quince hombres comparten mesa, se guiñan el ojo y pasan sin más del compañero mientras que el de enfrente le canta las cuarenta. Son los socios de la Peña Los Simpáticos, creada el 2 de abril de 1960 y la segunda más antigua de la ciudad. Este fin de semana celebran una cena para festejar que pese al tiempo transcurrido y las canas 'nos llevamos bien y disfrutamos de lo que hacemos', aseguran casi al unísono sus integrantes.
El grupo nació en el Calvario, en el bar Ourense, del que sólo queda la memoria y alguna foto. Hace algunos años que se reúnen en el 'Brújula' (Sagunto 62), donde Fernando Carneiro guarda religiosamente el más de medio millar de trofeos conseguidos en los campeonatos de juegos de mesa en los que han participado. Además, el mesonero es también el encargado de custodiar el cesto que sortean todos los meses para sufragar sus gastos. El próximo que se rifará coincidiendo con el número de la Lotería Nacional guarda en sus entrañas una hoja de bacalao, una botella de 5 litros de aceite de oliva y otras viandas de primera necesidad al módico precio de 0,60 céntimos la participación. Los números desaparecen 'en un santiamén, a los pocos días ya no hay ninguno', explica José, conocido por todos como 'Pucho', y uno de los veteranos del grupo.

Alrededor de la mesa se han sentado trece socios, aunque en realidad son 15, 'pero algunos se fueron de fin de semana', comenta Roberto Otero, que se sumó a la peña cuando apenas tenía 17 años. Como él, Germán Peleteiro recuerda cuando 'todos éramos de la misma pandilla y nos juntábamos a jugar a las cartas'. Entre ellos estaba su hermano Manuel, uno de los fundadores del grupo que durante varias ediciones ganó el Trofeo de la Amistad cuando se organizaba en el Calvario entre las más de diez peñas que había en diferentes bares y tabernas del barrio.

Angel Agulla

Presidente de la peña

'La gente joven ya no quiere jugar a las cartas metida en un bar o una tasca'

La amistad y el compañerismo son las bases que rigen la peña 'Los Simpáticos', en la que en la actualidad continúan varios de los que iniciaron su andadura en 1960. Entre ellos se encuentra José Agulla, al que todos llaman 'Pucho' y que es desde hace algún tiempo el presidente, y que estos días anda sin un minuto con los últimos detalles de la cena de aniversario.

¿Por qué nacen 'Los Simpáticos'?
Éramos una pandilla de amigos y nos reuníamos para jugar a las cartas y un día decidimos hacer la peña. En aquella época había muchas y siempre estaban integradas por grupos de amigos que querían pasarlo bien.

¿Por qué no hay mujeres en el grupo?
Bueno, a ellas siempre las invitamos a las cenas y al viaje que hacemos todos los años. No sé, no era costumbre. La peña nació de la pandilla de amigos y estábamos sólo los chicos. Pero de todas formas hubo en Vigo una peña de chicas, en Bouzas.

¿Hay relevo generacional para las peñas?
La gente joven no quiere saber nada de peñas. Ha cambiado mucho la forma de divertirse la juventud y ahora ya no quieren meterse a jugar a las cartas en un bar o en una tasca, prefieren los pubs o las cafeterías.

¿Hay algún requisito para poder ser de una peña?
En nuestro caso ser simpático y que sepas algo de juegos de cartas, aunque también enseñamos a los que no saben. Pero lo principal es que te apadrine algún socio, que es el encargado de presentarte al grupo. Luego, en asamblea, tienen que aprobar tu entrada en la peña. Aquí todo es democrático.

Te puede interesar