Atlántico

VIGO

Marín hará un muelle de cruceros de 300 metros para competir con Vigo

La Autoridad Portuaria de la Ría de Pontevedra aspira a captar parte del tráfico que llega a Vigo  al  reconvertir el antiguo muelle de comercio en otro mixto de carga y pasajeros, ampliado hasta  300 metros, para que puedan atracar los mayores buques

Muelles comerciales de Marín, que serán ampliados para acoger barcos de mayor tamaño.
Muelles comerciales de Marín, que serán ampliados para acoger barcos de mayor tamaño.
Marín hará un muelle de cruceros de 300 metros para competir con Vigo

nnn  ¿Hay espacio para más competencia en tráfico de cruceristas en Galicia? La Autoridad Portuaria de Marín-Ría de Pontevedra considera que sí y su presidente, José Benito Suárez Costa, anunció esta semana a la alcaldesa de Marín, María Ramallo, el proyecto ya aprobado para reconvertir el antiguo muelle de comercio en otro mixto de carga y pasajeros, que pasaría de tener 180 metros a 330, con 11 de calado, suficientes para que puedan atracar los mayores buques del mundo, que ahora sólo tienen espacio en Vigo. El plan está en marcha y por tanto, a corto o medio plazo, en dos o tres años máximo, Pontevedra-Marín se unirán a Ferrol, Coruña, Leixoes-Oporto y Vigo para repartir escalas. ¿Hay para tantos? El responsable de Pérez y Cía y de la Vigo Cruise Terminal, Ramiro Cobo, está convencido, y lo dice convencido, de que no. "La tarta es la que es, pasaremos algo más de hambre. Parece endémico de los gallegos", asegura.
También piensa lo mismo el titular de la Autoridad Portuaria de Vigo, Enrique López Veiga. Y aunque no quiere entrar en valoraciones sobre lo que hacen otras ciudades, reconoce que supondrá dividir aún más el tráfico entre los puertos, que en el caso de Vigo cotiza a la baja por la competencia de Coruña y Oporto. "La oferta de cruceros está limitada, si se hace una terminal de cruceros habrá que repartir entre más, y las expectativas son las que son. La oferta es rígida a corto plazo y cualquier apertura disminuye en otros", avisó. No obstante, señaló que Vigo tiene como ventaja que cuenta con un muelle de 700 metros que permite el descenso de lo viajeros en el centro y con capacidad para que atraquen dos buques de 300 metros y una segunda terminal para barcos de 290 que podría ser extendida tanto para embarcaciones de carga como de pasaje. Este último proyecto se ha incluido en el Plan Estratégico como preferente, como otras actuaciones como el muelle exterior de Bouzas.

José Benito Suárez Costa anunció a Ramallo que Marín se abrirá al tráfico de cruceros con la construcción de un nuevo muelle que permitirá el atraque de grandes embarcaciones. La ampliación del muelle se iniciará con la licitación del proyecto y la obra el último trimestre de este año. Mejorará la oferta de atraques polivalentes del puerto para atender tráficos especializados y al mismo tiempo dará una opción de atraque también para tráficos de pasajeros.

La actual terminal comercial de la Ría de Pontevedra tiene 180 metros de longitud y sólo nueve  de calado y con la ampliación se podrán simultanear operativas de dos buques ya que se conformará una longitud total de 328 metros, 148 de ellos con 11 metros de calado. Así, también podrán atracar megabuques de 300 metros, como los que ya llegan a Vigo. De hecho, tanto Benito Suárez como María Ramallo señalaron que puede ser un punto de partida para competir con la ciudad viguesa, con Pontevedra y Santiago de atractivos para captar tráficos. "Estoy convencido de que Marín será un sitio ideal para este tipo de cruceros" por sus "playas, museos, gastronomía, senderismo", declaró la alcaldesa a "Diario de Pontevedra".Marín ya ha recibido algún crucero, pero de forma muy esporádico por falta de capacidad. Según Suárez, ya hubo agencias que se han interesado en el Puerto de Marín para este tipo de negocio, "porque vieron que la infraestructura que tenía no reunía las condiciones para algún tipo de barco que estaban interesados en traer". A partir de 2020 en cambio sí será posible.
Por otra parte Suárez Costa y María Ramallo también dieron un repaso a la evolución del tráfico de mercancías en los primeros cinco meses del año en los que se ha movido prácticamente un millón de toneladas y en los que han experimentado crecimientos significativos mercancías estratégicas como la fruta o la pesca congelada, en este segundo caso debido en parte a movimientos desde Vigo, si bien se han reducido con el cambio de política de Maersk. n