Sus majestades de Oriente llegaron ayer por la mañana a la ciudad y llevaron regalos a los niños enfermos y a los ancianos

Una mañana de recepciones y visitas a hospitales

Recibieron la llave de la ciudad
Como cada año, la agenda de sus altezas reales de Oriente estuvo llena de compromisos. Durante la mañana, visitaron a los niños internos en distintos hospitales de la ciudad y a los ancianos en los asilos, ya que querían llevar la magia de la Navidad a los que no podían acudir a la cabalgata de la tarde.
Los Reyes Magos como tales varían habitualmente de aspecto, por lo que a primera hora, Baltasar recordaba vivamente al nacionalista Santi Domínguez.

El último compromiso de sus majestades tuvo lugar momentos antes del inicio de la cabalgata en la Porta do Sol. Parte de la corporación local, encabezada por el alcalde, recibieron a los insignes visitantes para entregarles la llave de la ciudad con la que podrán entrar en todos los domicilios para hacer entrega de los regalos.

El regidor aprovechó el encuentro para pedirles trabajo y prosperidad para todos los vigueses. Por su parte, el rey Melchor pidió a los pequeños que se acostasen pronto para poder hacerles entrega de todo lo solicitado.

Te puede interesar