Luces y sombras contra la violencia machista

A pesar del frío, cientos de personas acudieron ayer en Vigo a la llamada de la Marcha Mundial das Mulleres contra la violencia machista. foto: j.v.landin.
Cientos de personas se manifestaron contra esta lacra social en Vigo, sin Casa de Acogida desde el pasado mes de julio
El 25 de noviembre fue declarado Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer en el I Encuentro Feminista de Latinoamérica en 1981, en el que se denunció la violencia machista a nivel doméstico y el acoso sexual a nivel de estados, incluyendo la tortura. Lejos de escenario de guerra, la violencia machista ha ocasionado este año en España la muerte de 57 mujeres (80 según el cómputo de la redfeminista.org), pero el Instituto de la Mujer estima que unas 400.000 mujeres han sido víctimas de violencia machista este año frente a las 80.000 denuncias presentadas en los juzgados. Ayer en Vigo, las asociaciones Inclusión e Implicadas insistían en que las mujeres, sobre todo las más jóvenes, subestiman lo que les ocurre y son víctimas, además, de la verguenza.
El acto más madrugador fue el organizado por la Diputación, en el que cientos de personas formaron con paraguas morados abiertos la frase ’Non máis violencia’. La Marcha Mundial das Mulleres convocó una manifestación en Vigo a la que respondieron cerca de 500 personas, entre ellas la secretaria xeral de Igualdade, Carmen Adán; el teniente de alcalde, Santiago Domínguez; los concejales Xesús López, Isaura Abelairas, María Méndez, Xabier Alonso y Jorge Conde, y la actriz Uxía Blanco. No pasó desapercibido para Mulleres Nacionalistas Galegas el cierre de las casas de acogida para mujeres de Vigo (julio 2008) y de Santiago (diciembre 2007), por lo que las víctimas han sido derivadas a instituciones de carácter religioso (Vigo) y establecimientos de hostelería (Santiago). El colectivo colocó ayer pancartas en las ex-casas de acogida contra la disminución de recursos.

’Non máis violencia’.
Fue la frase que formaron ayer con sus paraguas frente al Pazo Provincial de Pontevedra las personas que acudieron al acto organizado por la Diputación, en el que un hombre, Evaristo Portela, leyó un manifiesto que demandaba el fin de los ’silencios cómplices’ y en el que se abogó por la concienciación y la educación ’porque las leyes no cambian ni la realidad social ni la sociedad’.

La Casa de Acogida, cerrada.
Cuatro meses después de su cierre (la otra existente en Galicia, la de Santiago, cerró en diciembre de 2007) y sin solución para las mujeres a las que dejó en la calle la que había sido el centro de la red de atención a las víctimas en Vigo desde su apertura en 1991, una iniciativa pionera, entonces, en España. La nueva instalación prometida en julio sigue esperando.

Te puede interesar