Con la llegada de estas fechas se multiplican las iniciativas que buscan recaudar fondos para proyectos sin ánimo de lucro

El outlet por Camerún cierra hoy en la Estación Marítima. j.v.landín
La construcción de pozos de agua potable en África, el apoyo a los afectados por el cáncer o la reinserción social de colectivos marginados son algunas de las causas que inspiran la organización de mercadillos solidarios en esta época. Donaciones de empresas, mucho trabajo de voluntarios y contribuciones de particulares hacen posible que ONG y fundaciones sociales recauden una buena parte de la financiación de sus proyectos, aprovechando el incremento en el consumo durante estas fechas.
La crisis está siendo la gran aliada de los rastrillos, ya que según un estudio realizado por colectivos de consumidores, este año se aprecia un aumento en la venta de prendas de segunda mano. La falta de ánimo de lucro y al carecer de gastos, los artículos se ofrecen a precio de coste, encontrando verdaderas gangas: pinturas étnicas por cuatro euros, artesanías desde un euro, cocinitas de juguete por 10 euros, abrigos por 2,5 euros, corbatas por 50 céntimos, ropa de bebés entre 50 céntimo y tres euros o primeras marcas por 20 euros. Para evitar la competencia desleal con los comercios, estos espacios de venta concienciada permanecen poco tiempo abiertos. Así, hoy es el último día del outlet solidario para donar agua a Camerún. Organizado por la ONG viguesa Pozos de agua Mayo Rey, está situado en la Estación Marítima y permanecerá abierto hasta las 20 horas. Son 30 puestos donde se venden artículos a estrenar y de segunda mano. Cuenta con un área de restauración y actuaciones en directo. También cierra sus puertas hoy el noveno rastrillo de HUMI, en Velázquez Moreno, 3, a las 21 horas. Es una Organización No Gubernamental de apoyo la misión de huérfanos de Mishikishi, en Zambia. Especializado en productos étnicos, también ofrece artículos de primeras marcas, artículos de segunda mano y cuadros diversos. Esta jornada dominical fue la elegida para un mercadillo muy especial. Dura un solo día y los protagonistas son los niños. El lugar, el colegio Fleming, de 11 a 13.15. Será un mercadillo gestionado por los alumnos de IE S O Castro, Fleming y Vilalaura para recaudar fondos para los viajes de fin de curso. Hasta el martes continuará abierto el rastrillo solidario de ropa de segunda mano, organizado por Emaús Fundación Social. Se encuentra en Ronda de Don Bosco, 9, interior bajo y cierra a las 20 horas. Financiada por la Xunta de Galicia, trabaja por reinserción de personas en situación de exclusión social a través de la puesta en marcha de una empresa simulada de gestión de residuos textiles. Los precios de las prendas son simbólicos: desde los 50 céntimos a los 3 euros. Por último, un clásico de la Navidad: el rastrillo benéfico de la Asociación de Lucha contra el Cáncer. Es el de mayor duración, algo más de un mes. Acaba de cerrar sus puertas y se inauguró el 8 de noviembre. Ropa, menaje, juguetes, libros y discos...es la fundación con más experiencia.

Te puede interesar