Varias semanas después de la salida a la superficie de la primera tuneladora del AVE, la segunda todavía no ha finalizado su recorrido y no se espera que lo haga a corto plazo

La “Liebre” se retrasa sin fecha y “Miñoca” se desmonta en enero

El lugar donde salió a la superficie la primera tuneladora, ayer, bajo una lona.
Tapada con una lona, la tuneladora “Miñoca”, que salió a la superficie entre bombo y platillo hace unas semanas, permanece en el mismo lugar a la espera de que se inicie su desmontaje.
Según pudo saber ayer este diario, la máquina comenzará a desmontarse a principios de enero, una labor que se prolongará durante algunos meses.
Decenas de personas continúan trabajando en la zona, mientras se espera la llegada de la segunda tuneladora, que, a pesar del nombre, “Liebre” llegará más tarde. El propio alcalde fue el primero en asegurar que atravesaría la ciudad a mediados de diciembre, si bien podría retrasarse hasta finales de año. Finalmente no será así. En el punto donde está previsto su llegada, de momento ni está ni se la espera a corto plazo.
Las últimas noticias que se tienen de esta tuneladora, que llegará de forma paralela a la primera, es que había alcanzado la calle Aragón y se disponía a cruzar Travesía de Vigo. A día de hoy, lo único comprobado a pie de obra es que “Liebre” no ha cruzado el último tramo que conectaría Travesía de Vigo con la calle San Lorenzo.
Los vecinos que sufrieron las molestias y consecuencias de la primera tuneladora esperan que pase la segunda máquina, para que finalicen los trabajos más delicados, las excavaciones subterráneas que han tenido en vilo a los residentes del entorno.
La única tuneladora que ha salido a la luz ha empleado tres años en realizar un trayecto de 8,2 kilómetros, un recorrido que une el tramo As Maceiras-Vigo y que llega de forma subterránea al centro de la ciudad, a lo que será la nueva estación de Renfe en Urzaiz. Todavía falta que se complete en subterráneo con la segunda excavación. El retraso de “Liebre” añadirá más tiempo de espera a la conexión de Vigo al AVE, que se prevé esté listo en el mejor de los casos en 2014.
Hay que recordar que desde que las máquinas comenzaron a excavar los pasos subterráneos, han sido varios los parones producidos, el más reciente a finales de noviembre. La última en retomar las obras fue “Liebre”.

Parches en las grietas por el agua

Los inmuebles afectados por el paso de la primera tuneladora todavía esperan a que finalicen las obras para que Fomento se haga cargo de subsanar las grietas y desprendimientos. De momento, los técnicos asentados en Travesía, tratan de colocar parches para evitar problemas mayores. Así han rellenado con silicona algunas de las grietas por donde entraba el agua, ya que dañaba las telecomunicaciones.

Un nuevo vial para trasladar por piezas la tuneladora

La mayor actividad de los encargados de las obras del Eje Atlántico se centra entre el nudo de Isaac Peral y la calle San Lorenzo. A escasos metros de donde salió a la superficie “Miñoca” se está iniciando la construcción de un nuevo vial.
Esta carretera es específica para la entrada de camiones de gran tonelaje que deben encargarse de trasladar las enormes piezas en las que se compone la tuneladora.
Varios obreros trabajaban ayer en el mencionado vial, que ha sido especialmente señalizado ya que se enclava en un lugar especialmente peligroso por la velocidad que alcanzan los vehículos de paso.
La nueva carretera, de subida desde Isaac Peral hacia Travesía, comienza tras atravesar el puente de Renfe, en una curva, de ahí que los técnicos encargados de dichos trabajos hayan insistido en la importancia de la señalización que advierte tanto a los conductores, como los peatones, cuyo paso ha sido desviado para evitar cualquier tipo de riesgo.

“Hasta que llegue la otra máquina, no hay molestias”

Los vecinos de la calle Navarra, cuyos edificios están pegados al lugar exacto donde salió a la superficie la primera tuneladora y, donde se espera que llegue la segunda, aseguraban ayer no sentir ningún tipo de molestias. “De momento, se lleva bien, porque apenas hay ruido y movimiento”, decía una vecina, desde cuya casa fue testigo de excepción de la llegada de “Miñoca”. Aseguraba que “estamos esperando a que llegue la otra máquina, porque entonces sí que se notará, pero de momento no parece que haya mucha actividad”.
Los trabajos, de momento, se limitan a prepararlo todo para poder llevarse las piezas de la “Miñoca” que, tras haber finalizado su tarea en Vigo, será trasladada a otro punto de España para iniciar nuevos túneles.
La zona permanece vallada y oculta con una lona.
Los vecinos esperan poder pasar unas fiestas tranquilas sin molestias.

Te puede interesar