Vigo

Leyenda y futuro del Tudense

Vigo

VIGO

Leyenda y futuro del Tudense

Enrique Míguez y su compañero en el C2 500, Narciso Suárez, en los Juegos de Los Angeles, en 1984.
photo_cameraEnrique Míguez y su compañero en el C2 500, Narciso Suárez, en los Juegos de Los Angeles, en 1984.
Enrique Míguez logró la primera medalla española en canoa en Los Angeles y Roi Rodríguez busca plaza para Tokio
Enrique Míguez (Tui, 1966) y Roi Rodríguez (Vigo, 1994) conforman la leyenda y el futuro del Kayak Tudense en los Juegos Olímpicos. Míguez, un pionero de la canoa, consiguió la primera medalla olímpica para España en este tipo de embarcación, junto a Narciso Suárez, en Los Angeles 1984, mientras que Rodríguez apurará desde abril sus opciones de clasificarse para Tokio 2020, en K2 1.000, con Albert Martí.
Con sólo 18 años, Quique Míguez acudió a sus primeras Olimpiadas y se hizo con la medalla de bronce en C2 500. "De la regata recuerdo que le dije a mi compañero: 'salimos a tope y hasta donde lleguemos'. Y salimos muy bien. Rumanía se fue por delante y Yugoslavia tardó un poco más, pero acabó ganando. Nosotros fuimos con los franceses, prácticamente a la misma altura durante toda la regata. En la mitad de la carrera, al paso por el 250, mi compañero siempre daba un grito de ánimo y cambiábamos de ritmo. Con lo que nos quedaba de fuerza llegamos al final y, por muy poco (una centésima), conseguimos la medalla de bronce", explica el veterano palista del Tudense, que reconoce que su podio no entraba en los pronósticos porque "los franceses nos habían ganado en todas las regatas de ese año, pero teníamos opciones y salimos convencidos de que lo podíamos hacer".
La medalla de Míguez y Narciso Suárez supuso un hito porque fue la primera que se consiguió en canoa, una modalidad en la que posteriormente España cosechó numerosos éxitos, incluidos los del cangués David Cal. "En aquella época éramos poco más de un centenar de canoístas en toda España y a partir de nuestra medalla se produjo un boom, sobre todo en Galicia. Detrás de nosotros vino mucha gente hasta llegar a David Cal", señala Enrique, que a día de hoy sigue entrenando prácticamente todos los días y compite con el club de Tui en la categoría de veteranos.
Del piragüismo de sus comienzos al actual, Míguez apunta que "lo que más ha cambiado es la profesionalidad, tanto de los entrenadores como de los palistas. Hoy se tienen muchos más conocimientos y se toma como una profesión. En aquella época, hacer deporte, sobre todo en el rural, no era lo habitual. Yo iba corriendo todos los días al club y recuerdo que un vecino me decía: 'se foras traballar...' Y, de alguna manera, era mi trabajo, pero entonces no se consideraba así. Ahora los padres llevan a los hijos a hacer actividad física, todo ha cambiado para mejor".
En ese presente, y mirando hacia el futuro, se mueve Roi Rodríguez, todavía con opciones de clasificarse para los Juegos de Tokio 2020 junto con su compañero en el K2 1.000, Albert Martí. "La primera prueba es el selectivo que se disputa a mediados de abril y para seguir con posibilidades, tendríamos que ganar al barco titular de España en estos últimos años, con Francisco Cubelos e Íñigo Peña, que son los actuales campeones del mundo. En caso de ganar, las dos embarcaciones irían a una Copa del Mundo y ahí también tendríamos que ganarlos, aunque si los dos consiguiéramos medalla, habría que ir a una tercera competición", explica Roi, que considera que "va a ser un reto difícil, pero no imposible".
El palista tomiñés tiene a Enrique Míguez como uno de sus referentes. "Tener un medallista olímpico en el club siempre es una referencia. Además, Quique sigue siendo un palista muy activo y está claro que es un ejemplo a seguir. El objetivo de todo piragüista que compite al más alto nivel es clasificarse para unos Juegos y conseguir una medalla".
Por su parte, Enrique Míguez valora la calidad de Roi Rodríguez, aunque ve complicado que pueda ir a estos Juegos. "Yo creo que es el mejor de todos, pero lo más probable es que no vaya a ir. A mí me pasó lo mismo en la Olimpiada de Atlanta, que aunque yo era el mejor de España, al final fue otro porque yo estaba entrenando fuera del equipo. A Roi le está sucediendo eso. Creo que se equivocó al no estar concentrado ya desde hace dos años con los que van a ir, con los otros 'pata negra'. Ojalá me equivoque, pero si no estás en ese núcleo, es difícil", sentencia. n

Más en Vigo
Comentarios