Janet Novás: "Si el cine es algo como el rodaje de 'O Corno' o parecido, sí quiero hacer más"

Janet Novás, en una fotografía del making of de ‘O Corno’.
photo_camera Janet Novás, en una fotografía del making of de ‘O Corno’.
Bailarina de Atios, afincada en Barcelona, debutó en la interpretación con el papel de una partera, María, perseguida por ayudar en un aborto en el tardofranquismo

“Me levanté con una felicidad y una satisfacción enorme. Estoy muy feliz”. Esa fue la respuesta rápida y espontánea de Janet Novás (O Porriño, 1982) al preguntarle ayer por la resaca de la gala, donde recibió el Goya a la Mejor Actriz Revelación por su interpretación en “O Corno”, de Jaione Camborda. “Que la película haya recibido la Concha de Oro y un Goya es alcanzar un momento muy bonito, aunque no significa un cierre; pero es muy emotivo recibir el cariño de la gente que lo sienten como suyo también”, afirmó en declaraciones a Atlántico. Bailarina de Atios, afincada en Barcelona, debutó en la interpretación con el papel de una partera, María, perseguida por ayudar en un aborto en el tardofranquismo.

Salió muy impresionada a recibir el premio. ¿De verdad no se esperaba el galardón?

Estás ahí y sabes que puede pasar, las críticas eran muy buenas, pero también lo eran las de mis compañeras. Realmente no lo sabía y lo que sucedió es que en menos de un minuto tuve un chute de adrenalina increíble. No es que estuviese nerviosa, es que tenía unas ganas tremendas de llorar y no era capaz. Fue un impacto brutal. Me parecía que las manos se me iban a salir del cuerpo, pero al mismo tiempo fue bonito esa gestualidad.

Lo que tenía muy claro es la dedicatoria a sus abuelas.

Sentí una empatía con mi personaje porque lo relacionaba con ellas. El silencio cargado de significado de María me recordaba al de mi abuela cuando le hacía alguna pregunta y callaba. No las dejaron formarse ni para poder expresarse y aprendieron a hablar con el cuerpo. Yo aprendí ese lenguaje tan hermoso. Quiero poner en valor a esas mujeres y a su sabiduría conectada con lo esencial. Heredé mucho de ellas.

¿Aplica ese conocimiento en su concepto de la danza?

Siendo bailarina entiendo esta clase de habla y porque me la transmitieron. Está también en la forma de moverse de mi madre. Ahondo en ese conocimiento a través de la técnica. Mi investigación se centra en lo que cuenta el cuerpo en relación con el entorno. Mi recorrido artístico aborda más ámbitos, pero pongo el foco ahí, en esa herencia en la que está anclado todo, de donde salen los ingredientes principales.

Su primera experiencia en la interpretación y obtiene un Goya. ¿Es el inicio de una carrera actoral?

A mí me encantó trabajar en “O Corno”. Si pidiese un deseo, mi primera vez como actriz no habría sido mejor. De Jaione aprendí mucho y si el cine es algo como este rodaje o parecido, sí quiero hacer más, interpretar personajes coherentes con mi forma de pensar.

Su Goya se vivió como un premio para Galicia. Ahora que reside en Barcelona, ¿mantiene el vínculo con su tierra?

Desde luego. Cuando recogí el premio no pude nombrar a todos lo que quería, entre ellos espacios como el teatro Ensalle, el teatro Rosalía o el colectivo RPM y a artistas como Mercedes Peón que permiten que yo no pierda ese vínculo con Galicia. Siempre tienen una mirada hacia los que estamos haciendo cosas fuera. Sin ellos no me habría llegado esta película, porque Jaione no sabría de mi trabajo.

Entonces, ¿es una porriñesa por el mundo?

Nací en Atios, aunque siempre mantuve mucha relación con la parroquia de Cans. Estoy en ese extremo, me gusta pensar que cubro el espacio poroso entre los dos lugares, borrando fronteras.

Te puede interesar