Atlántico

VIGO

Un intento de suicidio levantó las primeras sospechas

La Policía traslada al acusado tras salir del hospital.
La Policía traslada al acusado tras salir del hospital.
Un intento de suicidio levantó las primeras sospechas
n n n Poco después del hallazgo, por parte de un vecino, del cuerpo de la joven ingeniera, la Policía Nacional inició la investigación para dar con el asesino. Además de recoger todo tipo de vestigios en la escena del crimen, se tomó declaración a las personas que estuvieron en la cena aquella noche.
Un episodio ocurrido al día siguiente levantó las sospechas de los agentes, que ya tenían conocimiento de los supuestos problemas que la víctima tenía con su expareja. Una ambulancia acudía a la vivienda de los padres del ahora acusado, donde supuestamente había intentado quitarse la vida.
La investigación sostiene que las lesiones que se autoinflingió fueron muy leves e incluso llegó a sospecharse que pudieron haberse hecho para camuflar algún tipo de ataque defensivo por parte de la víctima. Además, se recogió una nota manuscrita de suicidio.
Fue entonces cuando se produjo la detención de César A., que a las pocas horas salía del hospital y era llevado a Comisaría.
La defensa pide la absolución.  La acusación tratará de probar con todas las pruebas recabadas que fue el procesado el autor del asesinato, si bien, tres años después no hay rastro del arma del crimen. Sí se tienen otra serie de indicios  y pruebas, que para la Fiscalía son especialmente esclarecedoras, como por ejemplo la ropa que supuestamente el acusado llevó la noche de los hechos y que él habría entregado voluntariamente para su análisis. La Policía descubrió que dichas prendas eran similares pero las mismas que llevaba esa noche. Al parecer, una cazadora fue la clave. Aunque en un principio las fotografías y los testigos habrían corroborado las prendas, el examen pormenorizado de las imágenes reveló que había diferencias, lo que explicaría la ausencia de sangre en la ropa entregada a la Policía.
El Juzgado de Violencia sobre la Mujer no ha permitido desde entonces la puesta en libertad del acusado, que lleva ya tres años en prisión provisional.n