Vigo

Instalada la primera escalera mecánica a la intemperie de Vigo

Vigo

VIGO

Instalada la primera escalera mecánica a la intemperie de Vigo

Numerosos curiosos se acercaron hasta la Porta do Sol para ver el montaje.
photo_cameraNumerosos curiosos se acercaron hasta la Porta do Sol para ver el montaje.

Un enorme dispositivo con una grúa de 60 metros permitió izar los dos tramos y colocarlos en su ubicación definitiva

nnn Superar los 9,86 metros de altura que separan la Porta do Sol de la calle Abeleira Ménendez supondrá un menor esfuerzo a partir del mes de septiembre con la entrada en vigor de las primeras escaleras mecánicas a la intemperie que se instalan en la ciudad, en Segunda República. Esta infraestructura se completará a lo largo del otoño con una cubierta pero ya estará operativa el próximo mes tras una inversión de 482.491 euros consignados en el presupuesto de 2014 para culminar el montaje y licitar el “techo”, en cuyo proyecto se está trabajando. El presupuesto total de la obra ronda los 1,2 millones de euros y permitirá que la escalera mecánica suba, tras una segunda fase, hasta el Paseo de Granada y Abeleira Menéndez, con la instalación del tercer tramo en la que será la última fase.


Tras varios meses de obras en el primer tramo de escaleras entre Porta do Sol y la pequeña plaza intermedia, ayer se instalaron las dos primeras escaleras mecánicas. Cada una de las piezas pesaba más de siete mil kilos –7.275 kilos, según rezaba en uno de los laterales de una de ellas– y fue necesaria la intervención de una colosal grúa –que superaba con mucho la altura de la estatua del Sireno, de 13 metros– que las izó y colocó en su sitio definitivo en apenas unas horas. La pluma –mástil– de la grúa, precisaron responsables de la empresa Doniz, era de 60 metros y tiene capacidad para mover 220 toneladas. “No es la más grande que tenemos”, subrayaron.
La primera sube pegada a la pared del edificio Simeón y la otra asciende por el medio de la subida hasta la plaza. En ambos tramos se mantienen los peldaños de piedra aunque tras la reforma los usuarios podrán elegir entre subir por ellos o dejarse llevar por la escalera.
El alcalde, acompañado por los concejales Carmela Silva y David Regades, observó de cerca el dispositivo, con dos camiones y una grúa Doniz, que llamó la atención de numerosos ciudadanos que se acercaron para inmortalizar el momento con sus teléfonos móviles. La operación comenzó sobre las doce y media y el primer tramo estaba colocado antes de una hora. La previsión era que finalizase en torno a las cinco y a partir de ahí los operarios continuaron con los últimos retoques retirando los adhesivos por lo que hasta las siete permanecieron en la zona.
“Convertimos el proyecto del Vigo vertical, del que se habla desde hace veinticinco años, en una realidad”, aseguró ayer Abel Caballero en una intervención ante los medios de comunicación  mientras a su espalda comenzaba a elevarse la primera de las enormes piezas.
El alcalde vigués, que calificó el proyecto de “excepcional”, precisó que aunque la escalera está diseñada para su uso en la intemperie, la cubierta se instalará en atención a los usuarios. También explicó que además de facilitar el ascenso hasta el Concello, las obras mejorarán la iluminación de esta zona y se renovará el saneamiento y el abastecimiento.n

Comentarios