Atlántico

VIGO

Inmigrantes piden en Vigo tolerancia e igualdad de oportunidades

Medio centenar de personas residentes en Vigo y llegadas de todas las esquinas del planeta se han concentrado este jueves en el puerto de la ciudad con motivo del Día Mundial de las Personas Refugiadas para leer un manifiesto en el que han pedido comprensión, tolerancia y oportunidades para ellos y sus hijos.

Inmigrantes piden en Vigo tolerancia e igualdad de oportunidades



"Una persona refugiada es una persona que tiene que salir de su país por diferentes razones: problemas políticos, guerra, inseguridad, violencia o persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, opiniones políticas, pertenencia a determinado grupo social, de género u orientación sexual", reza el manifiesto que han leído junto al monumento del emigrante, obra de Ramón Conde.

También han esgrimido que son personas que sueñan "con una vida mejor, para ella y para su familia", y que tienen "miedo a morir", y que por eso buscan "otras oportunidades que no se les pudieron ofrecer en su país".

Quienes han leído el manifiesto reconocen haberse topado con innumerables barreras para rehacer sus vidas en España y en Galicia.

La actual es "una época revuelta en la que los discursos del odio y la xenofobia están incluso en las fuerzas políticas en algunos parlamentos, y nosotros tenemos el deber de reivindicar esa memoria histórica y la obligación de dar acogida a estas personas que están huyendo como lo hicimos nosotros en las décadas de los 50 y 60", ha dicho a Efe Daniel Bóveda, responsable provincial de Accem.

Bóveda ha denunciado la política europea de inmigración, a "esa Europa de los derechos humanos que se promulga que más que una unión es una fortaleza", y ha recordado a las veinte personas desaparecidas ayer, "previsiblemente muertas", en la "fosa de la vergüenza que es el Mediterráneo".

"¿Quién en su sano juicio puede pensar que alguien va a meter porque sí a su hijo o hija en una balsa neumática cuando lo que le espera es la muerte o llegar a Europa, donde lo que encuentran muchas veces es rechazo?", ha dicho Bóveda, que ha recordado los acuerdos internacionales y el marco legal que debería proteger a estas personas.

Ana Pardo, responsable territorial en Galicia de Provivienda, ha abundado en la misma idea.

"Los movimientos migratorios son constantes a lo largo de la historia y forman parte de la naturaleza del ser humano", ha explicado, "y nadie abandonaría su país de origen, su cultura, sus costumbres o su pueblo si realmente no se viera en una situación muy compleja".

Pardo ha abogado por "un cambio de visión en la sociedad e intentar interiorizar que cuando las personas llegan no suponen un riesgo para nuestro sistema, sino todo lo contrario: un enriquecimiento de la población".

Ha abundado en que la de Galicia es una población "muy envejecida" y en que "para poder sostener este sistema necesitamos que llegue gente".

Los inmigrantes encargados de leer el manifiesto se han referido a las trabas burocráticas que se encuentran nada más llegar a España, desde el padrón, la tarjeta sanitaria o la convalidación de estudios, hasta las dificultades que afrontan para encontrar una vivienda en alquiler en la que poder comenzar una nueva vida lejos de sus países.