Vigo

El inicio del puente colapsa los principales accesos a Vigo

Vigo

operación salida

El inicio del puente colapsa los principales accesos a Vigo

Colas kilométricas en la A P-9 en Rande, sobre las doce de la mañana, momento de mayor afluencia.
photo_cameraColas kilométricas en la A P-9 en Rande, sobre las doce de la mañana, momento de mayor afluencia.
La AP-9 en Rande y la A-55 sufrieron retenciones en la jornada más vigilada  por Tráfico
nnn  El incremento de desplazamientos por carretera en el entorno de Vigo transformó el inicio del puente festivo en una de las jornadas más complicada para el tráfico desde que comenzó en verano. Los dos puntos conflictivos señalados por la DGT  en el área registraron importantes retenciones durante las horas centrales de la mañana,  en la AP-9 y la A-55. En la autopista, la afluencia de tráfico comenzaba a primera hora, complicándose la situación a partir de las 12,00 horas. Rande registraba más de un kilómetro de retención al aglutinar  la circulación que se dirigía al Morrazo, y  los desplazamientos hacia el norte de la comunidad, provocando el colapso del  peaje de Vilaboa.
Los carriles exteriores del puente pusieron a prueba su capacidad para descongestionar el tráfico, que logró disolverse antes las de las dos de la tarde.
Por el sur la situación también fue complicada, tal  y como preveía Tráfico en la autovía A-55 en su conexión con la A-52. De igual forma, entre las 12,00 y las 12,30 la situación era especialmente complicada a la altura de Porriño, con  circulación lenta y retenciones desde Vigo.
El operativo especial del 15 de agosto prevé hasta el próximo domingo casi ocho millones de desplazamientos por todo el territorio nacional de los que un 11 por ciento se concentran en Galicia, donde se celebran alrededor de un millar de fiestas en distintos municipios de la comunidad.
En el área de Vigo, al puente con más fiestas del año, se le suma el turismo de playa, algo que se hizo especialmente notable ayer en el trayecto hacia el Morrazo y el paso por Rande, aprovechando las últimas horas de calor antes de las lluvias previstas para el fin de semana. Como consecuencia de los miles de desplazamientos por carretera, la Guardia Civil de Tráfico   “blindó” tanto los accesos a Vigo por autovía y autopista como los 180 kilómetros en 15 tramos, considerados de alto riesgo y en los que se han producido en apenas dos meses hasta seis víctimas mortales.
  A los 26 radares de control de velocidad, las seis cámaras de vigilancia del cinturón y el móvil y los  vehículos camuflados que desde este verano vigilan tramos específicos con especial siniestralidad, Tráfico incluyó ayer el helicóptero Pegasus. El control por vía aérea se advirtió ayer a los conductores en la AP-9 antes del puente de Rande en la salida a Redondela.n

Comentarios