Atlántico

VIGO

Infraestructuras más seguras, con investigadores de la Uvigo

La vulnerabilidad ante eventos extremos centra este proyecto con participación viguesa
Los vigueses Pedro Arias, Carlos Perez Collazo (de pie) e Belén Riveiro, María Varela y Javier López (sentados).
Los vigueses Pedro Arias, Carlos Perez Collazo (de pie) e Belén Riveiro, María Varela y Javier López (sentados).
Infraestructuras más seguras, con investigadores de la Uvigo
n n n El proyecto europeo “Safeway”, liderado por la Universidad de Vigo y financiado con 4,5 millones de euros, busca la creación de una red europea de carreteras e infraestructuras ferroviarias más seguras. Puesto en marcha hace apenas un año –está en el mes 14 de un total de 42 de duración estimada–, el equipo responsable de este trabajo se reunió recientemente en las instalaciones de uno de los socios del proyecto, el Instituto  Geotécnico Noruego de Oslo, para poner sobre la mesa los avances conseguidos y definir la hoja de ruta para los próximos meses. Como principales avances conseguidos en este primero año de trabajo se destacó que lograron mapear los eventos extremos más recurrentes de carácter anual para el continente europeo y, junto con esto, definieron las principales metodologías para estimar el riesgo y cuantificar la vulnerabilidad de las principales infraestructuras a eventos extremos, tanto naturales como aquellos provocados por la acción humana.
“Primero se hizo un análisis de los inventarios, bases de datos y mapas GIS, disponibles tanto para el continente europeo, como específicos de los cuatro países en los que se llevarán a cabo pruebas piloto del proyecto: Portugal, España, Reino Unido y Holanda”, explicó Belén Riveiro, coordinadora del proyecto junto a Pedro Arias, investigadores ambos del Grupo de Xeotecnoloxías Aplicadas de la Universidad de Vigo. En esta misma línea, los eventos con mayor impacto identificados por los gestores de las infraestructuras involucrados en el proyecto fueron: inundaciones, incendios forestales, mapas de riesgo de viento y temperatura, corrimientos de tierra y terremotos. “Esta información se cruzó con mapas de clima actual y previsiones futuras y esto los permitió crear mapas dinámicos para las zonas de estudio del proyecto”, añadió la coordinadora del proyecto. n