Atlántico

VIGO

Iglesias asegura que el que gane “tendrá que transigir”

El secretario general de Unidas Podemos mostró su apoyo a la lista de Marea de Vigo

Iglesias asegura que el que gane “tendrá que transigir”

Entre ovaciones y con una bandera republicana ondeando, Pablo Iglesias, secretario general de Unidas Podemos, hizo entrada en el salón de usos múltiples de la Estación Marítima. Flanqueado por los cabeza de lista de Marea de Vigo, recorrió toda la estancia para dirigirse a los cerca de quinientos simpatizantes (cerca de 250 en sillas) que allí se dieron cita, no sin antes saludar a los bomberos que con pancarta incluida, reclamaban más recursos “para apagar lumes”.
Afirmó que lo que vale en el Estado también vale para los ayuntamientos, por lo que aseguró que  el que gane “si piensa gobernar, tendrá que transigir”, porque se acabó  el “ordeno y mando o los cheques en blanco”. Invitó a los presentes a recordar la situación que había cinco años atrás: “Hubo cambios que tardan décadas en producirse, como acabar con el bipartidismo o que una agrupación de ámbito estatal defienda abiertamente la plurinacionalidad del Estado”. Aludió a las cloacas del sistema y a la oposición que sufrieron de los poderosos con “su empeño de difamación”; sin embargo, advirtió que “aún así hay una mayoría social que no lo cree”. 
Aseguró que no piden nada complicado “queremos una mayoría progresista para hacer políticas que beneficien a la gente”. Se remitió a la Constitución, “la que algunos utilizan como arma arrojadiza”, para reclamar un sistema fiscal progresivo (art. 31) y derecho a una remuneración suficiente para los trabajadores (art. 35).
Su intervención, muy en clave estatal dejó claras varias máximas de su agrupación: “Sin derechos sociales no hay democracia” o que “la diferencia entre una democracia y una dictadura es que una niña que nazca en una familia sin recursos puede estudiar y ser lo que le de la gana”. Pablo Iglesias no decepcionó y también lanzó un mensaje a los que polemizaron con sus críticas ante la donación de Amancio Ortega a la sanidad pública: “La atención en un hospital público no va depender de la caridad de ningún millonario, sino del Estado”. Insistió en que no hay libertad “si un estudiante no tiene becas; si un enfermo de cáncer no tiene a su servicio a los mejores profesionales, si una familia no tiene para pagar el alquiler o si los jóvenes tienen que exiliarse porque no hay trabajo; los millonarios no necesitan sanidad, ni escuelas públicas, les molesta el Estado, pero a la mayoría de la población, no; la ley tiene que cumplirla todo el mundo, no solo los humildes”.
Con la frase “os dejo con el próximo alcalde de Vigo”, Iglesias, invitado estrella en el mitin de Marea de Vigo, dio paso al cabeza de lista, Rubén Pérez. El vigués comenzó su intervención prometiendo brevedad, porque iba a  desplazarse hasta Balaídos: “Hay huelga en la plantilla de PSA, algo histórico que está venciendo al sindicalismo amarillo que ejerce una presión insoportable”.
Reivindicó la unidad lograda por Marea de Vigo en 2015, con Anova y Esquerda Unida: “Pero estaba imperfecta, sin Podemos no tenía sentido, también llegó EQUO, un pulmón verde vital”. Recordó la importancia de las medidas medioambientales en su programa (no a la ampliación del polígono de Matamá o no más rellenos en la Ría), pero también la defensa del empleo público, poniendo de ejemplo la lucha de los bomberos, “muchos no quieren hacer horas extras, por coherencia, porque elimina puestos de trabajo; pero Font aprobó un decreto que los obliga por lei, con lo que hacen 35.000 refuerzos poniendo en riesgo su vida y la nuestra”.  Denunció el revanchismo y el clientelismo, que dijo “hay en Vigo, pero por fin alguien ha perdido el miedo y son los trabajadores (PSA)”. Pérez aseguró que su objetivo es lograr “una mayoría alternativa de izquierdas que condicione todo y acordaremos con el resto de los ayuntamientos para que Abel Caballero no vuelva a ser el presidente de la FEMP”.
Finalmente, Rubén Pérez pidió a militantes y simpatizantes a acudir como apoderados a los colegios electorales: “Nos van a mirar mal, pero tiene que verse que Vigo ha perdido el miedo”.
En el acto también intervinieron la número cuatro de Marea de Vigo, Estela Miller, que dijo “somos necesarios para elevar más la voz en el Concello”; la número dos, Oriana Méndez, que apuntó “somos el municipalismo del cambio” y el número tres, Xaquín Pastoriza quien animó a votar el domingo con ilusión, “pero también con memoria”.n