Atlántico

VIGO

Identifican los restos de un joven desaparecido en Vigo en 1994

Un estudio de ADN logra poner nombre al cadáver hallado en una playa cántabra hace 25 años

Los agentes de criminalística de la Guardia Civil tomaron las muestras de ADN.
Los agentes de criminalística de la Guardia Civil tomaron las muestras de ADN.
Identifican los restos de un joven desaparecido en Vigo en 1994

El 12 de abril de 1994, la Guardia Civil de  Torrelavega en Cantabria encontraba en la playa de la Tablía en Suances  un cadáver sin identificar. Veinticinco años después y gracias a los avances en el estudio de ADN ha sido posible corroborar que los restos hallados correspondían a un joven  de 26 años.  Se trata de Ignacio García Llorente, natural de León, pero vecino de Vigo al que se le perdía la pista en marzo de 1994. Concretamente, la familia ponía la denuncia ante la  Comisaría el día 23 de marzo de 1994 pero no fue hasta mayo de 2019 cuando se pudo certificar que sólo un mes después de su desaparición, sus restos llegaban hasta una playa cántabra arrastrados supuestamente por las corrientes marinas.

Fuentes de la Guardia Civil de Cantabria explicaron  no se hallaron indicios de una actuación violenta,  y se mantiene como principal hipótesis una caída al mar. 
El servicio de criminalística de la Guardia Civil realizó en aquel momento tomas de muestras biológicas para la obtención del ADN mitocondrial, pero en 1994 no se pudo obtener resultados con los perfiles que se estudiaron.

No obstante, la investigación se mantuvo abierta y en 2017,  los avances en el Departamento de Biología del Servicio de Criminalística del instituto armado permitieron obtener nuevos indicadores de ADN humano, por lo que el caso se retomó, añadiendo los resultados a las diferentes bases, entre ellas Fenix, un programa de identificación genética.

En mayo, el trabajo conjunto del Servicio de Criminalística y del Grupo de delitos contra las personas de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Cantabria, permitió que esos últimos indicadores de ADN dieran información coincidente con otros perfiles genéticos.  En concreto, los perfiles coincidían con la madre y el hermano del vigués desaparecido.

Las muestras aportadas por estos familiares en su momento facilitaron la coincidencia.

Un juzgado de Santander dio autorización a los agentes para informar a los familiares en Vigo después de corroborarse la identidad y los resultados de los análisis genéticos.
De esta forma, la Guardia Civil  contactó con la residencia familiar en la ciudad para informarles de la noticia.