VIGO

Huyen de un control de la Policía a 160 kilómetros por hora

 Un vehículo de gran cilindrada ocupado por tres jóvenes protagonizó en la madrugada de ayer una persecución policial que en algunos momentos llegó a alcanzar los 160 kilómetros por hora.

Huyen de un control de la Policía a 160 kilómetros por hora

La persecución se produjo por la Gran Vía, avenida de Madrid y en la parroquia de Sárdoma, donde se le perdió la pista tras girar por el Camiño Parrocha. Durante su carrera, el conductor realizó varios cambios bruscos de carril, zigzagueando, y cambios de sentido que el atestado policial describe como "maniobras más propias de atracadores de banco que huyen con el botín que de meros conductores en un contexto de normalidad".
El coche había sido detectado en un control rutinario de tráfico, que fue eludido por los ocupantes del turismo huyendo del lugar a toda velocidad.  
De hecho, la Policía Local destaca que, una vez comprobados los datos, el vehículo tenía toda la documentación en regla por lo que su titular, que reside fuera de la comunidad autónoma, se enfrenta ahora a una sanción penal por un delito contra la seguridad vial.
Por otra parte, también otro conductor se dio a la fuga en la noche del pasado miércoles tras colisionar contra un contenedor de residuos sólidos urbanos en la Carretera de Valladares. Una dotación de Atestados se dirigió al lugar del accidente donde comprobaron que el colector estaba destrozado y su contenido esparcido por la acera y la calzada y que el vehículo estaba parado contra un muro pero sin conductor.
Testigos del accidente del vehículo contra el contenedor de basuras  manifestaron a los agentes que tanto el conductor  como su acompañante habían huido del lugar a pie y que probablemente se encontraba en estado ebrio.
Comprobados los datos, los agentes se personaron en el domicilio del titular del vehículo y realizaron llamadas pero sin obtener respuesta mientras que el vehículo fue trasladado por una grúa  al depósito municipal. n