Atlántico

VIGO

Gxlden, un ejemplo de superación

A punto de cumplir 20 años, Ian Rodríguez ultima su primer trabajo discográfico que estará disponible en Youtube en unos meses, donde descubre sus cicatrices tras su paso por centros de menores

Gxlden, en el centro, no olvida su pasado y cuenta sus vivencias a ritmo de hip hop.
Gxlden, en el centro, no olvida su pasado y cuenta sus vivencias a ritmo de hip hop.
Gxlden, un ejemplo de superación

Debe su nombre artístico al apodo con el que le conocían de adolescente en As Avenidas: “Le daba al skate en el Náutico y comenzaron a llamarme el golden”. Ian Rodríguez no quiere olvidar de dónde viene, ni borrar su pasado, pero ahora tiene claro que si es oro “es por lo que yo valgo”.
Hace unas semanas puso música al cortometraje “ya No +”, de Amino, asociación contra el maltrato y el abuso infantil. “Habla de una historia triste, pero bonita al mismo tiempo; nadie quiere vivir maltratado, ni ser humillado”, dice Gxlden, quien se inspiró en su experiencia personal en centros de menores, donde vivió desde los 13 a los 18 años.
Lleva tiempo trabajando en su primer proyecto musical. Estará  disponible en Youtube en unos meses. El primer tema llevará por título “No more drama”, una propuesta de hip hop “la música urbana que más escucho, rap de protesta”. Aunque rapea desde niño solo ofreció un concierto una vez, en la casa okupa La Quinta de Carmiña: “Fue un bolo algo clandestino, pero muy emocionante porque sentía que el público entendía lo que cantaba”.
Chico de barrio, comparte piso en la zona de Balaídos- Florida. Se mantiene con su sueldo como peón de soldador. “Ahora, entre el trabajo y la música, casi no me llega el tiempo, pero estuve una temporada en paro y no sabía qué hacer de mi vida, solo podía plasmar lo que me pasaba en el papel”.
Reconoce que en los centros de acogida para menores aprendió a defenderse: “Si te ven débil te pegan, lo único bueno que saque es que de las malas experiencias se aprende”. Muy crítico con el sistema, en sus letras denuncia la desatención que sufren los menores tutelados: “No se dan cuenta de lo perdidos que están esos niños, algunos centros son como auténticos calabozos, donde nos daban de comer en bandejas de plástico, sin cuchillos o utensilios punzantes en prevención de suicidios”.
Considera que el 80% de los chicos tutelados acabarán mal “no tienen freno en la vida”. Durante su estancia en los centros entró en contacto con la psicóloga Inma Araujo, socia fundadora de Amino. “Sufrí mucho, lo pasé fatal, con unos bajonazos terribles y con la autoestima muy baja al escuchar de los monitores una y otra vez que no iba a llegar a nada en la vida, pero Inma me ayudó a superarlo”.
La integración en la sociedad tampoco fue fácil. “A los 18 años te echan con una patada, sin más; al principio no tenía dónde ir, tenía que entrar en el trabajo a las siete de la mañana y los primeros días dormía en la calle”. Gxlden canta su historia para demostrar que siempre hay una puerta abierta.